quiénes son los ángeles

Los ángeles siempre han sido motivo de interés para la mayoría de nosotros, incluso para los no creyentes. Son muchas las preguntas que despiertan acerca de lo que hacen, cómo lucen, cómo se mueven, etc. Si hay alguien que nos puede ayudar a resolver algunas dudas es nada más ni nada menos que santo Tomás de Aquino. Él recibe, por cierto, el título de doctor Angélico y quien escribió muchísimo sobre estas criaturas espirituales.

El conocimiento desarrollado sobre los ángeles parte evidentemente de lo que la Sagrada Escritura presenta en diferentes textos. Nos permite, entre otros detalles, saber los nombres que reciben (serafines, querubines, tronos, dominaciones, potestades, virtudes, principados, arcángeles y ángeles). También el tipo de misión que Dios les ha otorgado, según su intervención en la historia de la salvación.

La Iglesia tiene en su calendario litúrgico dos celebraciones para conmemorarlos: la de los santos arcángeles el 29 de septiembre y la del ángel custodio el 2 de octubre.

La comunicación entre los ángeles

Aunque uno podría pensar inicialmente que los ángeles se comunican entre sí igual que nosotros. Santo Tomás nos dirá que lo hacen mediante una operación intelectual.

Así que cuando un ángel quiere manifestar un pensamiento, el otro lo conoce al instante. No es necesario usar la voz, ya que ellos no tienen el impedimento del cuerpo. Con lo que se afirma, además, que la comunicación se da de manera independiente del lugar y del tiempo.

Ahora bien, el hecho de que los ángeles se comuniquen mediante una operación intelectual no supone que todos se enteren de lo que hablan entre sí. Pues el concepto que transmiten lo pueden dirigir de modo particular.

Los ángeles también se comunican con Dios. Pero para referir algo como lo hace el discípulo al maestro y con la intención, dice Santo Tomás, de consultarle lo que deben hacer o de admirar la grandeza divina.

Los ángeles respetan nuestra voluntad

Los ángeles pueden iluminar a los hombres. Con iluminar, Santo Tomás se refiere a la manifestación de la verdad divina. Es decir, fortalecer nuestro entendimiento; bien sea, a través de la persuasión, para que nosotros captemos que algo es bueno y por ende, nos impulse a movernos; o suscitando algunas pasiones.

Pero en ningún momento puede someter la voluntad violentamente, pues esta siempre permanece libre para permitir u oponerse a la pasión.

Ángeles custodios, ¡todos tenemos uno!

quiénes son los ángeles

Santo Tomás, adhiriéndose a lo señalado por Jerónimo, afirma que el tener un ángel para su protección, Dios se lo asigna al hombre en virtud de su naturaleza racional, por tanto, lo acompaña desde el momento de nacer.

Incluso señala que mientras el bebé está en el vientre materno, el ángel que lo cuida es el de la mamá, porque pende de ella, como lo hace el fruto del árbol. Pero una vez ha nacido, se le confiere uno propio.

Asimismo, mientras la protección particular pertenece al último grado de los ángeles, la custodia del conjunto de los hombres le corresponde a los arcángeles y a los principados.

Ángel de mi guarda, mi dulce compañía

Es común la creencia que nuestro ángel de la guarda puede alejarse de nosotros cuando cometemos alguna falta y que de paso esto le genera tristeza.

Pero Santo Tomás nos confirma que los ángeles no sufren ni por nuestros pecados ni por nuestras penas. Los ángeles son completamente dichosos y aun en nuestras faltas, dice Tomás, queda una razón de alegría y es el cumplimiento de los designios divinos.

Ellos pueden alejarse localmente de nosotros, pero nunca nos abandonan en cuanto al efecto de la guarda, porque el ángel conoce siempre lo que le ocurre al hombre, y puede acudir a su lado inmediatamente.

¿Qué puede hacer un arcángel por ti?

quiénes son los ángeles

Además de lo que ya hemos mencionado sobre los ángeles en general. Vale la pena presentar un apartado especial sobre los arcángeles a propósito de la fiesta de Miguel, Gabriel y Rafael, que se conmemora el 29 de septiembre.

Santo Tomás, siguiendo la doctrina patrística, dirá que estos son los encargados de anunciar las cosas divinas más sublimes.

Si tenemos en cuenta lo que la Sagrada Escritura enuncia sobre los tres arcángeles, podemos pedir su intercesión en distintas situaciones.

San Miguel «Quién como Dios»

quiénes son los ángeles

Se reconoce como el ángel protector del pueblo de Dios (Dn 10,13), quien presenta batalla contra Satanás (Ap 12,7). El Papa Gregorio Magno afirma en una de sus homilías que Miguel es enviado cuando se requiere algún poder particular. Por su tarea y su nombre recuerda que nadie puede hacer lo que solo a Dios le corresponde.

De allí que podamos recurrir al arcángel Miguel cuando enfrentamos al mal, cuando nos cuesta renunciar al pecado o a la tentación; cuando atravesamos una situación difícil donde nuestra elección quiere imponerse y pretendemos ocupar el lugar de Dios, exigiendo su intervención de determinada manera.

San Gabriel «Fortaleza de Dios»

quiénes son los ángeles

Se encarga de interpretar y de explicar el mensaje de Dios (Dn 8,16), de anunciar las buenas noticias (Lc 1, 19.26). Por esto, podemos acudir a él si necesitamos claridad o serenidad para entender el plan divino o resolución para decir sí a lo que el Señor nos tiene preparado y acogerlo con la misma humildad y valentía que lo hizo María.

San Rafael «Dios cura»

quiénes son los ángeles

Enviado por Dios para restablecer la salud (Tb 12, 14). San Rafael puede ser nuestra compañía en momentos de enfermedad y de oscuridad. Cuando no somos capaces de descubrir, por causa del dolor y del sufrimiento, la presencia de Dios caminando con nosotros en medio de las turbulencias de la vida. 

Te invito a contestar el siguiente quiz y probar tus conocimientos sobre los ángeles a partir de lo que has aprendido. Y recuerda, ellos son mensajeros de Dios que están para ayudarnos, así que mantente muy cerca de ellos.