«Un Sueño Posible» (The Blind Side) es una película protagonizada por Sandra Bullock que, en el 2009, alcanzó un éxito inesperado incluso para sus mismos productores.

Más personas fueron a verla en la segunda semana de su estreno, algo muy inusual, debido probablemente al boca a boca. Y en el tercer fin de semana se ubicaría en el primer puesto en la taquilla estadounidense.

Esta gran película le permitió a Bullock ganar un Óscar como mejor actriz por su papel. La historia es simplemente maravillosa y conmovedora.

Basada en una historia de la vida real —lo que casi siempre añade a todo film una atracción particular—, la trama gira en torno a Michael Oher, un muchacho pobre y con una infancia difícil, y su relación con la familia Tuohy, que decide adoptarlo y alentarlo en una carrera de futbol americano profesional.

Es sin duda, una historia llena de esperanza y valores, también porque —algo cada vez más raro en una película de Hollywood— no se esconden los valores cristianos que animaron a la familia Tuohy y que aparecen como trasfondo en la historia.

Hoy quisiera compartirles cinco reflexiones a partir de esta película. ¡Les dejo el trailer para que se animen a verla o a repetirla!

1. ¿Cómo amarme bien a mí mismo?

Ama a alguien más. Parece paradójico, pero es absolutamente real. Creo que al amar a otra persona, al darle lo mejor que tenemos a los demás, nos convence del valor que tenemos.

No valor por lo que poseamos o hayamos alcanzado, sino porque descubrimos que el amor es lo más importante y al final lo que hace nuestra vida digna y preciosa.

Poder amar es la mayor riqueza, y no hacerlo la mayor tristeza. «Estás cambiando la vida de ese chico» le dicen a Leigh Anne (la mamá adoptiva de Michael Oher), y ella responde: «No. Él está cambiando la mía».

En esa entrega tan generosa que tuvieron los Tuohy hacia Oher, fueron ellos mismos también transformándose y creciendo como personas, y al mismo tiempo, apreciándose de un modo más auténtico.

2. No dar por sentado todo lo que tenemos

Cuando Michael Oher entra por primera vez a la habitación que los Tuohy le están ofreciendo, exclama: «¡Nunca he tenido una!». «¿Una habitación solo para ti?» pregunta Leigh Anne. «No, una cama», responde Michael.

La sencillez con que lo dice y la expresión entre sorprendida y apenada de Sandra Bullock, nos interpelan profundamente. Lo que para unos es normal, para otros es un lujo. Lo que para unos es un mínimo, para otros es algo inalcanzable.

Con mucha facilidad olvidamos el valor de las cosas, sobre todo las cotidianas, y perdemos una de las virtudes más bellas que hay: la gratitud.

3. ¿Con qué ojos veo a los demás?

Un tema central en «Un Sueño Posible» es la relación entre los dos hijos de la familia Tuohy, Collins y SJ y Michael Oher. Al inicio Collins, como toda adolescente, mira a Michael con desconfianza y atenta a lo que puedan pensar de ella.

SJ, sin embargo, sabe ver con ojos de niño y sin prejuicios asume a Michael como un hermano mayor, orgulloso de él y dispuesto siempre a ayudar.

Con esa inocencia y buen corazón logra ver lo que está detrás, y establece una amistad muy bonita con Michael. ¿Cómo nos comportamos nosotros con los demás, con los que no han tenido lo mismo que nosotros?

4. Yo puedo decidir cómo asumir mi pasado

Con amargura o con gratitud. Sin duda Michael Oher tuvo la bendición de ser acogido por una familia como los Tuohy. Aun sí, supo ir tomando decisiones que lo llevaron a crecer como persona y salir adelante.

No aparece en Michael una rebelión hacia su pasado, hacia su madre adicta a las drogas o su casi absoluta falta de estudios en la infancia.

Quizás por eso se libra de amarguras y logra integrar su historia personal, con todo su sufrimiento y dificultades, en una historia más grande llena de bendiciones.

No desaprovechó la oportunidad que tuvo, pero tampoco negó un pasado lleno de carencias. De hecho de este pasado supo extraer fortalezas, como por ejemplo aquel instinto protector tan importante en su personalidad y que lo llevó a ser un gran jugador.

5. Amar es conocer y conocer es amar

Si hay una característica en el amor, es que me lleva a conocer a quien amo. No como una teoría, como una suerte de ecuación matemática que me lleva a dominar, sino como un encuentro.

Una escena muy bella en «Un Sueño Posible» ocurre durante un entrenamiento de fútbol americano. El entrenador intentaba explicarle una jugada a Michael, pero este no le entendía, era como si le hablase en un lenguaje desconocido.

Entonces Leigh Anne, como madre que conoce y ama a su hijo, interviene y le habla, explicándole la jugada con un lenguaje y ejemplos que le eran familiares.

El resultado fue inmediato. El amor supone conocimiento y comunicación y, en otras palabras, un encuentro auténtico. Precisamente por ello el amor es también capaz de sacar lo mejor de uno.

Esta es una película hermosa y recomendada para toda la familia. Si ya la viste, cuéntanos en los comentarios ¡qué fue lo que más te gustó!