La Cruz, ¡la Santa Cruz!, pesa.

—De una parte, mis pecados. De otra, la triste realidad de los sufrimientos de nuestra Madre la Iglesia; la apatía de tantos católicos que tienen un “querer sin querer”; la separación —por diversos motivos— de seres amados; las enfermedades y tribulaciones, ajenas y propias…

La Cruz, ¡la Santa Cruz!, pesa: Fiat, adimpleatur…! —¡Hágase, cúmplase, sea alabada y eternamente ensalzada la justísima y amabilísima Voluntad de Dios sobre todas las cosas! Amén. Amén. — Forja, 769

San Josemaría Escrivá