Citas de "San Josemaría Escrivá"

Josemaría Escrivá nace en España el 9 de enero de 1902 y fallece en Roma, el 26 de junio de 1975. El 2 de octubre de 1928 funda el Opus Dei.

¿Estás sufriendo una gran tribulación?

¿Tienes contradicciones? Di, muy despacio, como paladeándola, esta oración recia y viril: «Hágase, cúmplase, sea alabada y eternamente ensalzada la…

¡Qué humildad, la de mi Madre Santa María!

No la veréis entre las palmas de Jerusalén, ni fuera de las primicias de Caná a la hora de los…

¿Qué importa padecer diez años, veinte, o cincuenta, si luego es cielo para siempre?

Bebamos hasta la última gota del cáliz del dolor en la pobre vida presente. – ¿Qué importa padecer diez años,…

La grandeza de ser pequeño

No me seas… tonto: es verdad que haces el papel -a lo más- de un pequeño tornillo en esa gran…

Que no te dé vergüenza llorar

¿Lloras? No te dé vergüenza. Llora: que sí, que los hombres también lloran, como tú, en la soledad y ante…

Qué lejos estás de Jesús, si no eres humilde

No te vences, no eres mortificado, porque eres soberbio. — ¿Que tienes una vida penitente? No olvides que la soberbia…

Hay un amigo que nunca traiciona

Buscas la compañía de amigos que con su conversación y su afecto, con su trato, te hacen más llevadero el…

Ámale con toda la fuerza de todos los corazones de todos los hombres que le hayan querido

No pidas a Jesús perdón tan solo de tus culpas: no le ames con tu corazón solamente… Desagráviale por todas…

Delante de Dios, siempre serás como un niño

A veces nos sentimos inclinados a hacer pequeñas niñadas. Son pequeñas obras de maravilla delante de Dios, y, mientras no…

La flaqueza del corazón no debe ser obstáculo para un alma decidida

¿Cómo va ese corazón? -No te me inquietes: los santos -que eran seres bien conformados y normales, como tú y…

Dios mío gracias por todo, por lo que no entiendo, por lo que me hace sufrir

Dios mío, gracias, gracias por todo: por lo que me contraría, por lo que no entiendo, por lo que me…

Nuestras ansías por la venida de Cristo

Ha llegado el Adviento. ¡Qué buen tiempo para remozar el deseo, la añoranza, las ansias sinceras por la venida de…