Las películas clásicas tienen un aura romántica que nos encanta. Nos hace disfrutar de títulos emblemáticos de la historia del cine, que han marcado a más de cuatro generaciones. ¡Y nos dejan muchas enseñanzas!

Por ello, hemos seleccionado las mejores 5 buenas películas, algunos clásicos que deberíamos ver al menos una vez en la vida.

El chico

buenas películas

Una mujer de escasos recursos (Edna Purviance), ha tenido un hijo siendo soltera. Al sentirse abandonada por el padre del niño, lamentablemente ella también decide abandonar al bebé, con la esperanza de que una familia rica lo pueda adoptar para ofrecerle mejores oportunidades de vida.

Sin embargo, el pequeño terminará en manos de un vagabundo (Charles Chaplin), quien en pocos días se encariña con él y toma la decisión de sacarlo adelante como sea. Cuando el niño, llamado ahora John (Jackie Coogan) llega a los cinco años, la lucha por la supervivencia y por permanecer juntos será toda una aventura.

Puedes verla aquí.

Mandarinas

buenas películas, 5 películas clásicas con enseñanzas que no envejecen

Ivo, un hombre de origen estonio, decide quedarse en Georgia, a diferencia de sus compatriotas, para ayudar a su amigo Margus con la cosecha anual de mandarinas. En los comienzos del conflicto por la independencia en la provincia de Abjasia, en el año 1990, Ivo encuentra una mañana un par de soldados heridos, de bandos opuestos, a las puertas de su casa. Junto a Margus, decide acoger y cuidar de ellos hasta su recuperación.

Ya te podrás imaginar cómo va a ser la recuperación y las conversaciones entre estos rivales…. A lo mejor, la amabilidad de Ivo los iba a ayudar a ver más allá de sus diferencias… o no ¿Tú qué crees? Anímate a ver esta película y a descubrir lo que las buenas acciones desinteresadas pueden lograr en tiempos de conflicto y guerra.

Puedes verla aquí.

Tierra de Gracia

buenas películas

Este es un documental que recorre varios años de la historia de la pintura de la imagen de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá. Entre ellos, el año 1586, cuando milagrosamente se renueva en presencia de la española María Ramos, quien había rescatado el lienzo abandonado.

Después, es coronada como patrona y reina de los colombianos, proceso que comenzó en 1910 y culminó con éxito el 9 de julio de 1919, cuando fue coronada en Bogotá por decreto canónico. También se muestra y se explica la visita de San Juan Pablo II, en 1886, al santuario de Chiquinquirá, municipio de Colombia.

Puedes verla aquí.

Don Camilo

buenas películas, 5 películas clásicas con enseñanzas que no envejecen

En Brescello, una villa del valle del río Po donde la vida es dura y escasos los recursos económicos de sus habitantes, viven Don Camilo, el párroco del lugar y Peppone, el alcalde comunista.

Aunque los dos hombres se admiran en secreto, sus ideas políticas y sus luchas por ser las cabezas de la comunidad, les divide. ¿Crees que van a poder tener una amistad?  Cuando se termine la película, seguro vas a poder conversar con tu familia acerca de las reflexiones a las que cada uno llegó. ¡Esta película tiene mucho que enseñarnos!

Puedes verla aquí.

El festín de Babette

buenas películas, 5 películas clásicas con enseñanzas que no envejecen

Ambientada en 1871, en una remota aldea de pescadores de la costa danesa, dominada por la tradición puritana, dos hermanas solteras recuerdan con nostalgia su lejana juventud. La aparición de Babette, que llega desde París, huyendo del terror, cambiará sus vidas.

La recién llegada es acogida como sirvienta y, años después, tendrá ocasión de corresponder a la bondad y al calor con que fue recibida organizando una opulenta cena con los mejores platos y vinos de la gastronomía francesa.

Puedes verla aquí.

 

¿Conoces otras buenas películas? Cuéntanos en los comentarios cuáles 😉

 

Artículo elaborado por Famiplay. En esta página puedes ver estas y otras buenas películas que, además de respetar los valores católicos, sirven como actividad lúdica para pasar en familia una tarde de cine entretenida y educativa.

buenas películas, 5 películas clásicas con enseñanzas que no envejecen