mascara
Catholic-link.com.-

La verdadera felicidad se encuentra en descubrir el amor en nuestro corazón y dejar que salga. Muchas veces nos ponemos máscaras y no permitimos que ese amor brote, no dejamos que nuestro ser se despliegue según lo que Dios quiere de nosotros. El Diácono José Luis nos invita a encontrar el amor de Dios en nuestra vida y así poder encontrarnos con nosotros mismos.

Un hombre que aspira a ser algo separado de sí mismo -miembro del Parlamento, comerciante rico, juez o abogado célebre o algo igualmente aburrido– siempre logra lo que se propone. Este es su castigo. Quien codicia una máscara termina por vivir oculto tras ella.Oscar Wilde

¡Aspiremos a ser lo que Dios quiere de nosotros, no un papel en el mundo! Además, quienes tienen como meta de su vida títulos, cargos, honores, brillos, ya pueden descansar una vez que los consiguieron; pero el que tiene como meta realizar su alma, siempre hallará nuevos caminos abiertos por delante, nunca sabrá dónde acaba su camino, porque cada día se hará más apasionante, más alto, más hermoso. Y como continúa diciendo Wilde: “¡Cuántos perderán su alegría y la pureza de sus almas por conquistar una careta, para luego pagar el amargo precio de tenerse que pasar la vida viviendo con ella puesta!”.