La Justicia,  dice el Catecismo de la Iglesia Católica (1807), «es la virtud moral que consiste en la constante y firme voluntad de dar a Dios y al prójimo lo que les es debido. La justicia para con Dios es llamada “la virtud de la religión”. Para con los hombres, la justicia dispone a respetar los derechos de cada uno y a establecer en las relaciones humanas la armonía que promueve la equidad respecto a las personas y al bien común. El hombre justo, evocado con frecuencia en las Sagradas Escrituras, se distingue por la rectitud habitual de sus pensamientos y de su conducta con el prójimo. “Siendo juez no hagas injusticia, ni por favor del pobre, ni por respeto al grande: con justicia juzgarás a tu prójimo” (Lv 19, 15). “Amos, dad a vuestros esclavos lo que es justo y equitativo, teniendo presente que también vosotros tenéis un Amo en el cielo” (Col 4, 1)».

Suena precioso todo esto pero, ¿cómo lo ponemos en práctica?, ¿sabemos cuándo estamos siendo justos? A veces podemos estar cumpliendo la ley al pie de la letra, como dice el Papa Francisco, y sin embargo ser tremendamente injustos. No son pocas las veces en que miramos al cielo y nos lamentamos las injusticias de este mundo. San Juan Pablo II en una de sus catequesis decía: «todos somos conscientes en cierta manera de que no es posible llenar la medida total de la justicia en la transitoriedad de este mundo», pero sí es posible aportar un granito de arena. Aquí  les dejamos algunos consejos que podrían ser útiles.


El artículo continua después de la publicidad:

1.Reconocer el valor y la dignidad del ser humano

dignidad

Es necesario mirar con respeto y reconocer el valor de cada vida humana en primer lugar. Reconocer lo que se “le debe al otro” de acuerdo al contexto y su situación y su dignidad de ser humano, dignidad que parte desde que es hijo de Dios. Muchas veces al aplicar la ley al pie de la letra se comenten injusticias terribles que pueden encerrar venganza e hipocresía. Somos blandos con quienes amamos pero aplicamos el rigor de la ley y somos implacables con quien despreciamos. La justicia es para todos y no se reduce a aplicar la ley sino a dar a cada quién lo que le corresponde.

2. El sano discernimiento

discernimiento


El artículo continua después de la publicidad:

Relacionado con el punto anterior, es necesario “entrenarse” en el sano discernimiento. Evitar los juicios precipitados o llevados por el ardor de los sentimientos. Evaluar la situación y valorar los actos y las condiciones requiere de un tiempo, no significa un tiempo para buscar excusas, sino un tiempo para poder valorar los sucedido justamente. Aquí se evidencia que el sistema de justicia es un sistema que tiene que estar al servicio del hombre, promover la bondad de sus actos y no al revés.

3. Pedir consejo

consejo

En situaciones complicadas y de confusión, que pueden ser situaciones cotidianas con los hijos, entre los esposos, familiares, trabajadores, compañeros de estudios, etc. es prudente pedir consejo a alguien con mayor experiencia y reputación en el tema: nuestros padres, un consejero, un sacerdote, etc. La justicia también tiene que estar dirigida por el amor cristiano, por reconocer que para actuar con justicia necesitamos del amor al prójimo. Esto de ninguna manera significa “pasar por algo todo” sino dar a cada uno lo que lo hará mejor persona.

4. Educar en justicia

educar

Las virtudes son adquiridas en un primer momento mediante la educación y el promover los actos virtuosos. Es el hogar el lugar ideal y primero para educar en justicia. La manera justa en que los padres, como primeros educadores, nos comportemos no solo con nuestros hijos, sino entre nosotros y con todas las personas que ingresan y participan de nuestro hogar será el primer referente, y tal vez el más fuerte que nuestros hijos tengan y bajo el cual actuarán.

5. Recurrir a la gracia y la ayuda de Dios

gracia

Si bien la justicia se aprende, la virtud es elevada mediante la gracia y la ayuda de Dios. Recurrir constantemente a Él para que nos ayude a ser hombres y mujeres justos es mandatorio. Solo del más justo vendrá esa ayuda necesaria para poder ir descubriendo y ampliando el concepto que de justicia tenemos. Sólo Dios nos ayudará a “abrir los ojos” e ir descubriendo lo que al otro “se le debe”. Pedirle a Dios insistentemente porque su Espíritu nos ilumine y nos ayude a actuar virtuosamente tiene que ser un constante en nuestras vidas.

6. Amar el bien

bien

Tan simple como suena. Amar el bien, amar todo lo bueno que Dios nos muestra como camino a la santidad. El bien no necesariamente significa “pasarlo bien”, o “sentirme bien”, muchas veces implica esfuerzo sacrificio, renuncia, agachar la cabeza y pedir perdón. Incluso a veces significa ser firmes (pero misericordiosos) con quien amamos, por su bien. Amar el bien es una conquista del día a día.

7. Recurrir a los sacramentos

sacramentos

Qué mayor asistencia para crecer que el alimento por excelencia para nuestras almas. Los sacramentos de la Eucaristía y de una manera particular el sacramento de la reconciliación nos dan luces de lo que el hombre necesita. Dios actúa con justicia, a través del sacerdote, cada vez que nos acercamos a pedirle perdón por nuestros pecados, por nuestras faltas, por las injusticias que cometemos con los demás y con nosotros mismos. Qué gran escuela de justicia tenemos en este sacramento.


Publicidad: