La Iglesia de los Ministerios de la Libertad en Grandview, Virginia Occidental, sufrió este martes un devastador incendio que alertó de inmediato al departamento de bomberos. Lo único que esperaban encontrar todos era ceniza, restos de la estructura consumida por el fuego, pero el equipo de bomberos no podía creer lo que veía: Biblias y crucifijos intactos.

El video completo de la noticia lo puedes ver aquí. Los bomberos tomaron fotografías de la escena y aseguraron con orgullo: «Aunque las probabilidades estaban en contra de nosotros, Dios no lo estaba».



Hechos que remueven nuestra fe

Me conmueve pensar que Dios está siempre ahí, esperándonos a todos. Esperando que volvamos a sus brazos, es como si con este tipo de hechos nos dijera «Aquí estoy, soy real, no me olviden». Es normal sentir que nuestra fe se tambalea, nos cuesta escuchar a Dios, sentirlo a diario o incluso entender su voluntad. Pero Él no se cansa, no nos abandona, está siempre ahí, aún cuando le damos la espalda.



En su cuenta de Facebook el equipo de bomberos que atendió el incendio aseguró «En tu mente, piensas que todo debe quedar quemado, cenizas. ¡Ni una sola Biblia quedó quemada y ninguna cruz fue dañada!». Qué lindo es encontrarnos con esas sorpresas que nos da Dios. Son como píldoras de fe que nos ayudan a recordar que no estamos solos.

Aunque no hay heridos y se desconocen las verdaderas causas del incendio, la publicación de las fotos supera los 41 mil likes y los comentarios de la gente asombrada, no se han hecho esperar. Estas son las cosas para las que no hay muchas explicaciones. Hechos que suelen dejar a muchos en silencio, dudando o cuestionándolo todo. Pero que a nosotros, esta noticia nos llene de alegría y fe. Anímate a compartir este post para que otras personas conozcan la historia.