Es verdad que vivimos en un mundo extremadamente rápido y voraz, donde la belleza y el consumismo son considerados valores máximo. Pero también es verdad, que hay mucho más énfasis en la búsqueda de la belleza interior y que la evolución de la psicología humana en ese campo nos ayuda a fortalecernos emocionalmente. El video de theschooloflife.com explica por qué es tan importante construir la confianza en uno mismo y la historia de los monstruitos puede calar hondo en las profundidades de nuestro ser.


El artículo continua después de la publicidad:

¿Ser bonito o feo?

La belleza o la fealdad, como dice el video, «es independiente de nuestra apariencia real», porque «lo que decide el asunto en el fondo no es el juicio de nuestros ojos, sino el estado de nuestras almas». Por eso es inexplicable que personas que tengan características físicas muy atractivas no se sientan bien con como se ven y tengan problemas de autoestima muy bajo. Tal como pasa en el cuento de “El patito feo”, muchas veces nos podemos llegar a sentir como un ‘patito’ grande y gris que desentona entre todos los demás patos del estanque, pero una vez que aprendemos a ver el potencial en nuestras propias características, nos convertiremos en un bello cisne.

Sentirnos amados

Somos seres sociales y no podemos ni debemos evitarlo. Hay temporadas que son muy difíciles para nosotros y parecerá imposible ver lo bueno que hay en nuestro interior (a proposito de este tema, te recomendamos este excelente material). En esos caso, debemos buscar la ayuda de amigos o familiares, que se preocupan por nosotros y nos ayudarán a reconocer nuestro lado más maravilloso.

Al sentirnos mal, lo primero que perdemos de vista es la capacidad de sentirnos amados. Pero para un cristiano, esta es la clave para entender la relación sana y verdadera que Dios quiere tener con nosotros. Tal como en la parábola del hijo pródigo, no necesitamos hacer nada para que el Padre nos reciba con los brazos abiertos, para que nos entregue su amor sin condiciones, sin límites ni fechas de caducidad. Como dice el video, para sentirnos mejor no necesitamos «una nueva muda de ropa o un nuevo corte de pelo», lo único que necesitamos para estar bien es «ser mirados con los ojos» de quienes nos aman.


El artículo continua después de la publicidad:

Confianza

El video cierra con unos tips para desarrollar la confianza como una habilidad y “arte” que puede aprenderse gradualmente para superar la excesiva inconformidad con uno mismo. Es una conclusión interesante, pero yo le añadiría un ingrediente muy importante: la oración. Hablar con Dios ayudará a que nos fortalezcamos espiritualmente, y al abandonarnos en sus brazos con plena confianza, encontraremos la verdadera belleza que llevamos en nuestro interior.

¿Te fue útil este video? Esperamos que sí… comparte lo que piensas en los comentarios 🙂