Hace poco vi este video para mostrárselo a un grupo de jóvenes pues querían conocer más acerca de la vida de San Juan Pablo II. Se trata de un discurso que dio el Papa en 1987 a miles de jóvenes chilenos, Me impresionó  la seriedad y la fuerza del Santo Padre al decir estas palabras. Me pregunte, ¿Cuál fue la razón para ello? Y más allá del contexto llegue a la conclusión de que esas palabras no se pueden decir de otro modo.

Mirar al Señor. Mirarlo a Él con ojos atentos. No hay como no decirlo con toda seriedad. En esta frase reside una gran verdad. La que es capaz de centrarnos en lo esencial y de canalizar todas las energías, sueños, aspiraciones, dificultades, tristezas de nuestra vida. Todo. Fijar los ojos en quien es La Respuesta a todas las inquietudes de nuestro corazón.


El artículo continua después de la publicidad:

Como les dijo a los jóvenes chilenos el Papa, Jesucristo es «La Palabra que Dios tenía que decir al mundo, a su contacto despunta la vida, lejos de El solo hay oscuridad y muerte».

Quería recordar este video, para recordarme a mí y a ustedes que tenemos sed de vida eterna. ¡Qué bueno es saberlo! Para no contentarnos en el día a día con poca agua. En cada momento recordar que nuestra sed es mucha y que siempre está ahí a nuestro alcance quien la puede saciar. Basta solo con buscarlo.

«Este es, amigos míos, el mensaje de vida que el Papa quiere transmitir a los jóvenes chilenos: ¡Buscad a Cristo! ¡Mirad a Cristo! ¡Vivid en Cristo! Este es mi mensaje: «Que Jesús sea “la piedra angular” (cf. Ef 2, 20), de vuestras vidas y de la nueva civilización que en solidaridad generosa y compartida tenéis que construir» (San Juan Pablo II, a los jóvenes chilenos 1987).