Poco a poco las luces de navidad comienzan a llenar las calles, las decoraciones navideñas se pueden ver en puertas y ventanas y, por supuesto, las ofertas navideñas ya salieron hace varios días. En efecto, es diciembre. Llegó otra vez esa época del año en que nos afanamos en organizar la comida, las celebraciones de navidad con los amigos o en el trabajo y en conseguir el mejor regalo para amigos y familiares. 

El video publicitario de Heathrow Airport que veremos hoy, nos muestra de forma muy tierna y sencilla que en realidad el mejor regalo que podemos ofrecer es darnos a nosotros mismos. En el video vemos a dos abuelitos (los ositos de peluche) que llegan de visita por Navidad, y es su sola presencia el mejor regalo para sus nietos. Claro, este concepto no nos es extraño, ya todos lo hemos escuchado y probablemente estemos de acuerdo con él, pero, ¿por qué es tan difícil vivirlo? ¿Será que es más fácil dejarnos envolver en la corriente consumista que dar un poco de nosotros mismos?

Personalmente diría que muchos de nosotros hemos perdido la brújula. Ya no sabemos de qué se trata todo esto de la Navidad. Lo grave es que, aun sabiendo (pero tal vez no entendiendo su significado), decidimos simplemente ignorarlo porque nos resulta más fácil conseguir un regalo bonito que nos haga quedar bien, que invertir nuestra vida sirviendo a los demás todos los días. Nuestro Papa emérito Benedicto XVI lo explica así:

«En esa noche santa de Dios, haciéndose carne, quiso hacerse don para los hombres, se entregó por nosotros, asumió nuestra humanidad para donarnos su divinidad. Este es el gran don. Incluso en nuestro dar no es importante que un regalo sea caro o no; quien no es capaz de donar un poco de sí mismo, da siempre muy poco; a veces incluso se intenta reemplazar el corazón y el compromiso de donación de uno mismo con el dinero, con cosas materiales. El misterio de la Encarnación significa que Dios no lo ha hecho así: no ha dado cualquier cosa, sino que se entregó a sí mismo en su Hijo Unigénito. Aquí encontramos el modelo para nuestro dar, para que nuestras relaciones, sobre todo las más importantes, sean impulsadas con la generosidad y el amor».

Creo que este concepto de darse es más fácil de entender si asimilamos primero que en Navidad se celebra lo inaudito: que todo un Dios se ha encarnado, se ha hecho hombre con el fin de redimirnos y ser nuestro modelo de santidad: «Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí » (Mt 11, 29). «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí» (Jn 14, 6). 

El Catecismo de la Iglesia Católica en el numeral 519 comenta: «Cristo no vivió su vida para sí mismo, sino para nosotros, desde su Encarnación “por nosotros los hombres y por nuestra salvación” hasta su muerte “por nuestros pecados” (1 Co15, 3) y en su Resurrección “para nuestra justificación” (Rm 4,25). Todavía ahora, es “nuestro abogado cerca del Padre” (1 Jn 2, 1), “estando siempre vivo para interceder en nuestro favor” (Hb 7, 25)».

Para terminar, los insto a que nos detengamos por un momento y pensemos que un Rey se nos ha sido dado. Es Él mismo que se donó por completo a nosotros y de esa forma nos salvó y dejó el camino abierto para aquellos que quisieran seguirlo. Nos dejó su ejemplo, su amor y su forma de amar. Aprovechemos pues este Adviento para regresar a los sacramentos y pidamos la gracia de celebrar una Navidad bien vivida, amando como Él y dándonos como Él.