Alguna vez he tenido la oportunidad de hablar sobre la Planificación Natural de la Familia con parejas que se preparan para el matrimonio. Al preguntar, a modo de introducción, si creen que la PNF es posible en nuestros días, no pocas veces la respuesta ha sido un no. Las parejas afirman que abstenerse de tener relaciones sexuales durante varios días al mes es imposible. Otros afirman que esto de “planificar” quita espontaneidad y romanticismo y que estos dos ingredientes son fundamentales para el crecimiento y solidez de la relación matrimonial. Y otros afirman tajantemente que este método no es eficaz y que uno terminaría llenándose de hijos.

Bueno, efectivamente si es la primera vez que te encuentras con esta opción o si no eres una persona que ha venido cultivando la castidad, es un poco atemorizante, o mejor dicho, genera rechazo siquiera hablar del tema, sobre todo en los varones. No es raro pensar: «Aquí vienen estos cristianos con sus ideas raras sobre el sexo».  Más aún en un mundo hipersexualizado como el nuestro.


El artículo continua después de la publicidad:

Para romper el hielo en una reunión así, alguna vez se me ocurrió plantear la siguiente situación: Supongamos que te casas, y en la noche de bodas tu esposa queda embarazada. Regresan del viaje de novios y le comunican a toda la familia la gran noticia. Pasan los primeros días, llega el primer control médico y resulta que las cosas no van tan bien. Es un embarazo de riesgo. Entre las muchas precauciones que deben tomar, la abstinencia sexual durante todo el embarazo es un requisito.

Llega el parto, y por ser un embarazo de riesgo necesitó de una cesárea y además resulta que tu primer hijo tiene reflujo y solo duerme en brazos de mamá los primeros tres meses, a esto le sumanos que “dormir” es un decir, el niño apenas y duerme minutos cada dos horas. Tu esposa está exhausta, ganó varios kilos de más, no se siente muy bien y por supuesto tú, que la ayudas con todo lo concerniente al niño…también estás cansado. Haciendo un cálculo aproximado han pasado siquiera 8 meses desde la última vez que tu esposa y tú tuvieron relaciones sexuales.

Este no es un ejemplo poco común. Estamos expuestos a la abstinencia sexual muchas veces en la vida y no tomamos conciencia de eso, o tal vez nos pintan este período como un período de absoluto sufrimiento y miseria (siendo exagerados). Si hacemos el ejercicio de retirar un poco de la mente todas estas ideas de este mundo hipersexualizado, nos daremos cuenta que no se trata de algo imposible, ni de algo inventado. Tal vez para muchos estos 8 o 9 o más meses hayan sido duros pero más por la preocupación sobre la salud de la esposa y del hijo que por la abstinencia misma. La motivación, el fin ha sido noble y nos ha llevado a ejercer un pleno uso de la sexualidad, mediante la abstinencia, en la búsqueda de un fin mayor: el bienestar de amado


El artículo continua después de la publicidad:

La virtud de la castidad, no se trata simplemente de no tener relaciones sexuales cuando se es soltero y tenerlas cuando se es casado. La castidad habla de conocerse a sí mismo y ejercer un señorío propio. Saber que la sexualidad es un don y usada rectamente es una puerta hacia la unión de por vida, fiel y fecunda que constituye el amor conyugal.

El romanticismo y la espontaneidad, hay que trabajarlos. Conocer a la otra persona y saber cuales son sus gustos y sus momentos son el pilar para construirlos. No se trata de si puedo o no puedo tener relaciones sexuales con mi esposo (a). Si nos fijamos bien, la relación sexual viene a ser el culmen de un momento preparado con antelación que puede durar días. Hablen con cualquier casado y verán que lo que nos venden las pantallas y la publicidad, no es lo que sucede en la vida real.

Tampoco es real que la PNF no funcione, pero sí requiere de un tiempo para aprender a utilizarla. Muchas veces el desprestigio del método natural consiste en confundirlo con el “método del calendario” o el “método del ritmo”.  Ésta incluye los métodos del “moco cervical” y “método sintotérmico” desarrollados por los médicos John y Evelyn Billings y James Brown. Para llevar este método es recomendable instruirse con un profesional calificado.

La PNF en este sentido es una herramienta muy buena que permite conocerse más como pareja, porque si ambos la siguen, la pareja deja de convertirse en un objeto de simple deseo y pasa a constituirse en ese alguien a quien amas. Las conversaciones al respecto del tema son frecuentes. La creatividad se ve forzada a salir para construir y disfrutar de los momentos juntos sin contacto sexual y el respeto por el bienestar de la familia se hace concreto.

Recordemos que la PNF no es un método anticonceptivo, este no es su fin, de hecho fue estudiado para permitir que parejas con dificultades de fertilidad puedan pocrear naturalmente. Su fin es el de herramienta para que el matrimonio planifique responsablemente el número de hijos en su familia de acuerdo a sus posibilidades que pueden ser del tipo físicas, emocionales y hasta económicas pero siempre abiertos a la fecundidad del amor.

La planificación de la familia es algo íntimo, que solo le compete al matrimonio,  y como tal ponerse de acuerdo y ver qué es lo mejor para ellos de la mano de Dios.

«Si hay razones serias para espaciar los hijos, razones derivadas de las condiciones físicas o sicológicas de los esposos, o de, condiciones externas, la Iglesia enseña que es moralmente permitido tomar en cuenta los ritmos naturales de la fertilidad humana, y practicar el acto conyugal solamente durante los períodos infértiles, para así regular la concepción, sin infringir los principios morales mencionados antes» (Humanae Vitae, 16).