Hace apenas dos noches que se llevó a cabo la 60 edición de los Premios Grammy de la música. Y aún las redes sociales se encuentran comentando todo lo ocurrido esa noche. Desde hace muchos años este tipo de eventos han servido como plataforma para impulsar movimientos, ideologías, y posiciones políticas, en las que la mayoría de artistas coinciden. Temas como la inclusión, la tolerancia y la defensa a las minorías han sido los temas por excelencia en los últimos años.

Joy Villa, cantante y actriz, esa noche hizo uso de su libertad de expresión y así como muchos, no solo se atrevió a utilizar este medio para dejar en claro su posición, sino que escandalizó a varios manifestándose a favor de la vida. La artista llevó un vestido de novia blanco con una pintura, hecha a mano, de un niño en el vientre, acompañada por una cartera con el lema “escoge la vida”. La pintura fue hecha por la misma artista, quien cuenta que representa a su hija, a la que a sus 21 años dio en adopción.


El artículo continua después de la publicidad:

Joy no es católica, de hecho es simpatizante de la cienciología y aunque algunos famosos se han pronunciado abiertamente pro vida, ninguno ha tenido la osadía de hacerlo en una alfombra roja donde la inmensa mayoría está a favor del aborto. Joy ha asumido las consecuencias con absoluta tranquilidad ha dado entrevista y ha mantenido su posición alegremente a pesar de que su cuenta de Instagram ha reventado con insultos y amenazas. Para ella es importante que su mensaje llegue a aquellas mujeres que se encuentran en el dilema de verse casi forzadas a abortar pensando que no hay otra salida para la situación difícil que viven.

Me pregunto si nosotros tendríamos el mismo coraje y la  misma actitud que Joy, tal vez no en una alfombra roja pero en nuestro cotidiano vivir.


El artículo continua después de la publicidad: