Estamos a mitad de la Cuaresma y ya estamos un poco cansados. Nos damos cuenta de que no eran tan fáciles los propósitos que nos pusimos. Y hasta podemos estar un poco desanimados. La canción de «Broken Arrows» de Avicii, basada en la historia real de Dick Fosbury, me ayudó a llenarme de esperanza y a reiniciar mi Cuaresma. Les comparto la canción, el videoclip (que es imperdible) y unas reflexiones:

1. Jesús nos sale al encuentro en la oscuridad

En ese lugar de oscuridad, de muerte, donde nos sentimos la peor persona del mundo, Jesús se acerca y quiere levantarnos. Ve nuestros ojos cansados y todos nuestros esfuerzos para mejorar, y nos toma de la mano.


El artículo continua después de la publicidad:

«Y tomando la mano de la niña, le dice: Talitá kum, que quiere decir: “Muchacha, a ti te digo, levántate”» (Mc 5, 41).

2. No podemos solos

Pero nos desanimamos muy rápido si queremos eliminar nuestros defectos con nuestras propias fuerzas porque no lo vamos a lograr. Jesús nos invita a arremangarnos juntos y poner manos a la obra pero siempre de la mano de Él.


El artículo continua después de la publicidad:

«Si el Señor no construye la casa en vano trabajan los albañiles» (Salmo 127, 1).

3. Él conoce nuestras cicatrices y nuestras estrellas

Nos conoce tal cual somos y no le tiene miedo. Es más, nos ama hasta dar la vida por nosotros. Y nos conoce tan bien que sabe que hay esperanza para todos y cada uno de nosotros en nuestro corazón, solamente hay que confiar en Él.

«Hasta los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis; valéis más que muchos pajarillos» (Lc 12, 7).

4. Al caminar con Jesús lo conocemos más

Cuando empezamos a trabajar con Jesús en nuestro interior, se van derribando las paredes de nuestro corazón que nos impide ver bien. Entonces, entramos en una relación más profunda con Jesús y nos hace amarlo cada vez más.

«Permanezcan en mí como yo en ustedes. Una rama no puede producir fruto por sí misma si no permanece unida a la vid; tampoco ustedes pueden producir fruto si no permanecen en mí.Yo soy la vid y ustedes las ramas. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto, pero sin mí, no pueden hacer nada» (Jn 15, 4-5).

Les dejo la letra en español para que reflexionen solos o en grupo. ¡No tengan miedo de reiniciar su Cuaresma!

Tú despojaste tu amor hasta el final,

fuiste fuego que brilla solo afuera,

lo desnudaste hasta el final,

pero te veo detrás de esos ojos cansados.

 

Ahora mientras te adentras en las sombras que viven en tu corazón,

encontrarás la luz que conduce hacia adelante,

porque te veo ti como realmente eres, y a tus hermosas estrellas,

así que toma mi mano, no la sueltes.

 

Porque no es demasiado tarde, no es demasiado tarde,

yo veo la esperanza en tu corazón,

y a veces la pierdes, a veces estás disparando

flechas rotas en la oscuridad

Pero yo veo la esperanza en tu corazón.

 

He visto la oscuridad en la luz,

el tipo de tristeza que te deja perdido y ciego.

Lo único que es blanco y negro

es que no tienes que caminar solo esta vez.

 

Tenemos que derribar las paredes que viven en tu corazón,

para encontrar a alguien a quien llamas hogar.

Ahora me ves a mí como realmente soy y ves mis bellas cicatrices,

así que toma mi mano, no la sueltes.

 

Porque no es demasiado tarde, no es demasiado tarde

Yo veo la esperanza en tu corazón

Y a veces la pierdes, a veces estás disparando

Flechas rotas en la oscuridad

Pero veo la esperanza en tu corazón.

¿Te gustó la canción? Compártela con tus amigos 🙂