san Felipe Neri

No hace mucho tiempo me encontré con la historia de san Felipe Neri, un gran santo de nuestra Iglesia. La verdad, cuando lo conocí, me impactaron muchos detalles de su personalidad y de su vida.

Buscando películas de santos, me apareció la suya y como no lo conocía, me decidí a verla. Te la recomiendo… no tiene ningún desperdicio. Es una película divertida, con grandes enseñanzas de la vida de este santo. También la puedes compartir con tus alumnos o incluso en una catequesis.

Te quiero dar una lista de datos que tal vez no conozcas de San Felipe, si se te ocurre algún otro, no te olvides de dejarlo en los comentarios.

1. San Felipe Neri es reconocido por su alegría

san Felipe Neri

Una de las características de San Felipe es su alegría, incluso en las mayores dificultades. Cuando parecía que no había salida a lo que le estaba pasando o en los momentos en que más desprecio experimentó, siempre mantuvo una sonrisa. Esta fue, para mí, una de las mayores enseñanzas. Creo que es una gracia que Dios le dio y que muchos cristianos podemos pedir diariamente. No es fácil mantener la alegría en las adversidades, pero de la mano de Dios todo es posible.

2. Su facilidad para hacer amistades

Para este santo, debido a su sentido del humor, era fácil hacer amistades con todo tipo de gente. Las personas lo querían y lo buscaban. Muchos decidieron ayudarle en su misión porque disfrutaban compartir tiempo con él. Este don lo ayudaba a hacer apostolado con muchas personas.

3. Fue un gran confesor

san Felipe Neri

Debido a su forma de ser, muchas personas lo buscaban para confesarse con él y duraba largas horas confesando a todos los que buscaban el perdón de Dios. Tenía un gran sentido común y ayudaba a las personas de verdad, con justicia y misericordia.

De tal manera que se ganaba la confianza y el cariño de los que sinceramente buscaban a Dios. También es conocido que tenía el don de leer los pensamientos de los penitentes, lo que hacía difícil que le mintieran.

4. San Felipe Neri es patrono de educadores y humoristas

Que sea el santo patrón de los humoristas tiene todo el sentido del mundo, pero me llama mucho la atención que lo sea también de los educadores.

Pero si lo pensamos, y lo digo por mi experiencia, el humor es fundamental en la labor pedagógica. No hay una forma más eficaz de enseñar que con una sonrisa, con cercanía y con cariño.

5. Tenía el don de levitar

san Felipe Neri

Varias veces se le vio levitando mientras estaba en oración. Entraba en tal estado de comunión con Dios que parecía salir de este mundo. Los éxtasis místicos son muchas veces acompañados por experiencias físicas. Específicamente, el don de levitar es la elevación del cuerpo hacia el cielo, lo que dejaba ver el deseo de Felipe de encontrarse con Dios.

6. Tenía el don de curar personas

San Felipe vivió toda su vida las obras de misericordia y visitaba constantemente a los enfermos. Pasaba mucho tiempo en los hospitales y fundó un hospital para la convalecencia de los enfermos.

7. San Felipe Neri conoció a san Ignacio de Loyola

san Felipe Neri

San Felipe Neri conocía la labor de la Compañía de Jesús y deseó ser misionero. Cuando conoció al santo español, se dice que tuvieron una conversación profética en la que Felipe mostró la gran admiración por lo que hacía Ignacio, ofreciéndole su apoyo y amistad. Fueron amigos y compartieron siempre su amor por la Iglesia y la Evangelización.

Hay muchas más cosas que podríamos decir de San Felipe Neri y, nuevamente, te invito a conocer su vida y obra.

Aunque las películas nunca pueden ser tan completas como quisiéramos, creo que la de San Felipe Neri «Prefiero el Paraíso» merece la pena verla y de paso buscar profundizar un poco más en su espiritualidad.

Que podamos repetir constantemente como este santo esta frase que se le ha atribuido: ¡Prefiero el paraíso!