san antonio de padua

San Antonio de Padua es un santo muy reconocido y querido por muchas personas, quienes le rezan para que interceda por ellas. Además, es el patrón de numerosas parroquias, colegios y universidades. Entre ellas, está en la que yo trabajo.

Por eso le tengo muchísimo cariño y quiero compartir contigo algunos datos y frases de este gran santo, que quizá nunca has escuchado. Si sabes alguna más, no dudes en dejarlas en los comentarios.

¿Por qué se le llama san Antonio de Padua?

Quizá te parezca raro que le llamemos San Antonio de Padua y sepas que no se llamaba ni Antonio ni nació en Padua. Puede parecer gracioso, pero es porque él eligió ese nombre en honor al patrón del convento al que entró.

Antonio nació en Lisboa en el año 1195 y fue bautizado con el nombre Fernando Martínez de Bulhões en una familia de origen noble.

Desde muy temprana edad se vio que había sido elegido por Dios y quiso entrar en el convento. Tuvo un deseo enorme de ser misionero, pero por cuestiones de salud tuvo que regresar a Europa y gran parte de su labor la ejerció en Padua, razón por la cual fue allí donde pasó sus últimos días y murió.

Por eso fue conocido como Antonio de Padua.

¿Cómo era san Antonio?

san antonio de padua

Fue conocido por su gran elocuencia. En alguna ocasión tuvo que hablar de improviso, sin preparar nada, y siempre asombraba con su capacidad de hablar con pasión y congruencia de la fe. Por ese don pudo ayudar a muchas personas en el camino de la fe y se dieron muchas conversiones al catolicismo.

Tenía una personalidad magnética, atraía a las personas que querían escuchar sus sermones. En alguna ocasión hasta predicó a unos peces y vio cómo los peces escuchaban y reaccionaban a lo que decía.

Nunca tuvo miedo a defender a las personas que más lo necesitaban, llegando a enfrentarse a reyes y emperadores sin ningún remordimiento. Era muy querido por los pobres e indefensos que encontraban en él apoyo siempre que lo necesitaban.

Fue tanto el cariño que le tenía la gente que tenía que ir custodiado por hermanos a los sermones, ya que al terminar todos se querían acercar a él y le arrancaban pedazos de sus vestiduras.

Al poco tiempo de morir fue canonizado, en un proceso en tiempo récord debido a la gran cantidad de milagros atribuidos y su popularidad, que lo llevó a ser nombrado el santo de todo el mundo.

Algunos datos curiosos

Un hombre quiso retar a San Antonio a que probara la presencia real de Jesús en la Eucaristía. Dejó sin comer a su mula tres días y la llevó a ver a San Antonio. Puso un bulto de pasto fresco y soltó a la mula que se fue delante de San Antonio, quien tenía la custodia, y para el asombro de todos, la mula se arrodilló delante del Santísimo Sacramento.

A San Antonio se le representa con un niño en los brazos… ¿sabes por qué? Resulta que San Antonio estaba en la casa de un amigo, quien se quedó sorprendido cuando lo vio con un niño resplandeciente en sus brazos y el amor tan profundo con el que lo miraba y acariciaba.

San Antonio ha sido declarado Doctor de la Iglesia. Algunos de los títulos con los que se le conoce son: Doctor Evangélico, el Santo de los Milagros, y es patrón de las mujeres estériles. El 13 de junio, que es su día de fiesta, existe la tradición de que las mujeres que desean casarse compran una estatua del santo y la ponen de cabeza hasta encontrar a su marido. Le dicen las palabras: «San Antonio, dame un novio».

Puede parecerte gracioso, y si te soy sincera a mí también, pero muchas mujeres han dado su testimonio de que efectivamente este santo consigue novios.

Es considerado el patrón de los pobres. Incluso a ciertas limosnas especiales que se dan para obtener su intercesión se les llama «pan de San Antonio».

El último dato que quiero darte es que treinta años después de su muerte fue abierto el sarcófago donde estaban sus restos. Aunque todo su cuerpo estaba ya corrupto, la lengua no.

Esto removió el corazón de muchas personas y a mí realmente estos milagros me parecen maravillosos. Me recuerdan que Dios hace siempre obras preciosas y que si lo dejamos, nosotros también podemos llegar al Cielo.