Hoy les traemos un post que además de comunicar que este 4 de abril a las 20:00hs (hora de Portugal) se dará inicio en Fátima a la vigilia por la paz mundial denominada «Mater Fátima», pretende hacer una breve reflexión de lo que Fátima debería significa para la humanidad. 

El 4 de abril de este año, se conmemora el centenario de la partida al cielo de San Francisco Marto, uno de los tres pastorcitos, que junto a Lucía y Jacinta tuvieron el regalo magnífico de ser los testigos directos del mensaje de Nuestra Madre para toda la humanidad. Así también la actividad se repetirá el siguiente año en el centenario de Santa Jacinta Marta, que se unió a su hermano en el cielo un año después. Niños con una una misión enorme en la Tierra y una intercesión certera para todos aquellos que le rogamos incansablemente a María por el futuro de la humanidad.



Cinco intenciones centrales 

Esta Vigilia tendrá la Adoración al Santísimo como eje central, y tú desde dónde estés puedes unirte a ella y a las intenciones tan importantes para toda la humanidad:



1. Paz en el mundo, por el Santo Padre y por el fin del aborto

2.Reparación a los corazones de Jesús y María

3. Interceder por las almas del purgatorio

4. Los errores de Rusia no se propaguen por el mundo

5. Conversión de los pobres pecadores

Ya son muchos los que se han  unido y en el momento en que escribimos este post ya son 480 horas de adoración, 5.000 rosarios ofrecidos y 194 países invitados. A veces, cuando el desánimo nos toma, pensamos que no podemos hacer nada en concreto para que el mundo cambie. Para que los corazones se abran a la ternura y bondad del amor de Cristo. Para que las injusticias se detengan y para que finalmente podamos llamarnos hermanos.

Recordemos el mensaje de Fátima

El mensaje de Fátima debería ser fundamental para despejar estos desánimos y estar convencidos que cuando nos unimos en oración por el mundo estamos haciendo algo no solo grande sino también muy bueno.

La Virgen María se apareció a los más pequeños, tres niños con un corazón abierto a escuchar a su mamá y a obedecer lo que ella les pedía. A tres niños, ¿quién iba a escuchar a tres niños? La historia nos confirma que este mensaje trascendió edades, países, creencias y autoridades. Un mensaje que ha llegado a los confines de la Tierra. Una Mamá que llama a sus hijitos (llamó a tres niños y en estos niños estamos representados todos), y les pide que regresen a casa. Que vuelvan al amparo de sus corazón y el de Su hijo.

El mensaje de Fátima es universal, y hoy tienes la oportunidad de unirte a esa respuesta que la Virgen María espera de todos nosotros. Es una Vigilia no solo por la Paz sino por el amor inmenso de una madre que llama a sus hijos de vuelta a casa.