Todos tenemos un sueño que anhelamos especialmente. Ese que habita en lo más profundo de nuestro corazón y que nos guía hacia la vida que estamos llamados a vivir ¡cuánto deseamos alcanzarlo!

Pero el camino para lograr los sueños no es fácil. Por motivos que no siempre podemos conocer, nuestro Padre celestial permite que nos cueste esfuerzo conseguirlo. Y por momentos se puede volver incluso un camino arduo y pesado.

Pero muchas veces, lo que hace pesado el camino, es la incomprensión de quienes nos rodean. No todos tienen la misma visión de la vida y a veces recibimos malos consejos sobre lo que debemos hacer.  No es raro escuchar que llamen «ingenuos» a quienes esperamos más de la vida…

Si hoy estás luchando por seguir tus sueños, te invitamos a ver este corto animado llamado «The Echo», que tiene un muy buen consejo sobre cómo endulzar el camino.

*Puedes activar los subtítulos en español en la parte inferior derecha.

Persigue tus sueños rodeado de personas que te inspiren

Este video me encanta porque explica de forma muy sencilla lo importante que es rodearse de personas que nos inspiren. A lo largo de nuestra vida nos encontraremos con dos tipos de personas: personas que no comprendan nuestros sueños y nos inviten a dejarlos, y personas que crean en nosotros y nos ayuden a lograrlos.

En el caso de nuestra protagonista, Marie-Eve soñaba con ser astronauta, pero sus padres y profesores la desalentaban, consideraban que se trataba de sueños «de niña». Sin embargo, más adelante en su vida, Marie-Eve se encuentra con un chico que la apoya y que la acompaña en su ilusión de ser astronauta.

El eco y su influencia en lo que logramos

Marie-Eve habla a su nieto del «eco», los mensajes que escuchamos en nuestro día a día sobre quiénes somos y lo que podemos lograr. Este eco es lo que eventualmente dará forma a nuestra idea de nosotros mismos y de lo que podemos esperar de la vida.

Lo que te han repetido muchas veces sobre ti y tus sueños, se llegará a convertir en lo que tú pienses sobre ti y tus sueños. Por este motivo, cuando Marie-Eve ve que su nieto está viendo un video donde se dice que «perseguir los sueños es una pérdida de tiempo», corre al rescate y va a contarle la historia de cómo ella luchó por cumplir el suyo.

Todos estamos de camino hacia algún lugar

Hacia el lugar donde nuestro corazón vibra y se siente en casa. Si el camino ya es largo y exigente de por sí, lo último que necesitas es ser desalentado ¡qué importante es buscar apoyo cuando estamos desanimados!

Buscar apoyo en aquellos que creen en ti, en personas que puedan consolar tu corazón cuando las pruebas parezcan superar tus fuerzas.

Tal vez ahora no te encuentres en el mejor ambiente para encontrar apoyo (como Marie-Eve en su niñez), pero no te preocupes, lo importante es que no dejes de buscar personas que puedan darte un buen consejo o que compartan tu visión de la vida. No te canses de buscar compañía donde tu corazón pueda descansar.

Justo hoy, en la mitad de tu camino, necesitas mensajes positivos que te ayuden a avanzar. Necesitas un «eco» bueno, que te impulse a seguir esforzándote por eso que tanto anhelas.

Recuerda que puedes tener al mejor acompañante en tus sueños

Busca rodearte de personas que te inspiren, que quieran tu bien y que quieran verte brillar en tu luz más auténtica. Que sus consejos y palabras se vuelvan parte de tu voz interior, para que tu visión de ti mismo y de la vida sea buena, bella y verdadera.

Y quién mejor para animarte en el camino que el mismísimo Jesús ¡qué dulce es su compañía! Si alguien sabe lo que busca tu corazón, es Él. Jesús puede acompañarte ahí en lo más íntimo, y lo puede hacer siempre, todos los días de tu vida.

No por gusto Jesús dice: «Yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo» (Mt 28, 20). Créeme, no te dejará solo, Jesús es el más ilusionado con verte pleno y feliz.

¡Anímate a compartirle todas las ilusiones que tienes en el corazón! Que no se te quede sin decir ni un solo detalle. Él quiere acompañarte a recorrer el camino que tu Padre Celestial ha soñado para ti.

¿Te imaginas lo que sería que la voz de Jesús se convierta en tu voz interior? Sería tener a quien más te quiere susurrándote a lo más íntimo del corazón las palabras de aliento y cariño que necesitas en cada momento.

Jesús te invita a desear aún más eso que tu corazón ya anhela, y te muestra una imagen de ti hermosa, una imagen llena del amor más puro. Es Él quien verdaderamente tendrá los mensajes más consoladores y edificantes para que perseveres en tu camino.

Cuida de que no entren palabras confusas y negativas en tu corazón. No dejes que visiones cortas y pequeñas de la vida te desvíen del camino que el Padre te quiere regalar.

Antes bien, encomiéndale tus sueños y su cuidado a quien ha dado su vida para que se cumplan. Jesús te lo ha dicho ya, Él ha venido al mundo para tengas vida, y la tengas en abundancia (Juan 10, 10).