”banner_academia”

Mi esposo y yo nos casamos hace un año y todavía no tenemos hijos. Pero claro que queremos tenerlos, por eso cuando vi este video sobre Síndrome de Down me sorprendí mucho, realmente me impactó.

Creo que es común en las personas con vocación al matrimonio (como las parejas de este video), que cuando pensamos en tener hijos y hablamos con Dios sobre ello, le pidamos con mucha devoción que nos regale el don de la maternidad o la paternidad y que nuestros futuros hijos nazcan sanos. Aunque muchas veces, naturalmente detrás de ese pedido existan algunos temores e incertidumbres. 

El video que te comparto a continuación es muy conmovedor, fue realizado por Up Syndrome (Corporación Síndrome de Down Comunicaciones), cuenta con la participación de seres humanos realmente admirables y quiero que luego de que lo veas completo me acompañes a reflexionar en tres puntos que me parecen importantes.


”banner_academia”

Cuando pensamos en hijos… ¿a qué le tememos? 

Los papás del video están esperando un bebé, muchos de ellos por primera vez, por lo que tienen bastantes preguntas y también algunos miedos. Uno de esos temores es que su hijo o hija tenga alguna enfermedad o discapacidad. Pero valdría la pena reflexionar con más profundidad y entender ¿qué es a lo que realmente le tememos miedo de saber que tendremos un niño especial?

Quizás es ¿miedo al sacrificio que implicaría tener un niño que necesite recibir muchos más cuidados? o tal vez, miedo a ¿no saber cómo cuidarlo e incluso miedo a perderlo? Pero a la vez miedo a lo que esa personita puede llegar a sufrir por parte de otras personas y aunque cueste aceptarlo, incluso miedo a saber ¿qué podrían pensar los demás de nosotros como padres?, ¿en qué fallamos?

Son muchas incertidumbres y temores, que son completamente naturales, porque en primer lugar es miedo a lo desconocido. 

El Síndrome de Down como una ventana hacia el amor

Siguiendo con lo que sucede en el video, mientras los padres están hablando de sus temores, llega una persona que lo cambia todo. Al inicio están sorprendidos e incluso un poco incómodos, porque no saben muy bien cómo actuar, pero poco a poco, van comprendiendo mejor y abriéndose naturalmente.  

La mejor forma de enfrentar nuestros miedos es viéndolos ¡cara a cara! Una persona con Síndrome de Down, se acerca a ellos y les demuestra que eso a lo que le temen no es nada grave ni negativo, por el contrario les dejan ver a través de su vida misma, que son valiosos y que pueden ser felices también, a pesar de su condición. 

Así también, cuando estamos delante de una situación similar, el mejor remedio será afrontarla. Y con el tiempo, con ayuda de quienes nos quieren y sobretodo con la llegada de ese bebé, esos miedos irán transformándose en amor.  

Todos somos especiales

Gracias a esta conversación de pocos minutos, estos padres abren los ojos. Ven la realidad ahí delante suyo, enfrentan su miedo y se sienten muy conmovidos e incluso torpes por haber pensado distinto. 

La escena final es emocionante, los chicos con Síndrome de Down los calman, les piden que no tengan miedo ni se angustien. Los miran con ternura y les explican que ellos son seres humano con muchos talentos y habilidades, pero diferentes. Que ellos no tienen Síndrome de Down, sino de Up, porque son completamente dignos y felices. 

Porque así, exactamente así, es como Dios nos ama a todos nosotros, hijos suyos, todos tan distintos y a la vez tan valiosos. Tan imperfectos, pero llenos de capacidades que nos hacen especiales a cada uno. 

Con las reflexiones de este video, fui capaz de liberarme de esos temores y descubrir el verdadero sentido de la maternidad y la paternidad: amar profundamente a los hijos que Dios le regale a nuestra familia, sin temores ni prejuicios por sus capacidades o formas de ser. Dándoles el valor que se merecen por ser hijos de Dios como todos nosotros, que somos fiel reflejo suyo. 

¿Se te ocurre alguna otra reflexión de la que no haya hablando? ¿Eres padre o madre de un niño con Síndrome de Down? Me encantaría que nos compartieras tu experiencia y que nos contaras cómo ese hijo, hermano, sobrino o amigo te ha cambiado la vida para bien. ❤️

Síndrome de Down, Así fue como se desvaneció mi temor de tener a un hijo con Síndrome de Down