”banner_academia”

Todos tenemos talentos, pero descubrirlos resulta muchas veces un reto. Algunas veces no son evidentes o sencillos de identificar. Esto hace parte de un aprendizaje (no siempre fácil) que implica conocernos poco a poco o iniciar lo que también se podría llamar un proceso de «ensayo y error», donde vamos aprendiendo para qué somos buenos.

¿Te has puesto alguna vez a pensar cuáles o cuál es tu mayor talento?, ¿a qué edad o cómo los descubriste? o ¿cómo puedes ayudar a que tus hijos descubran sus talentos?

Para este post analizaremos brevemente un inspirador comercial de Citroën que nos hace reflexionar sobre el papel de los padres al momento de acompañar a sus hijos en este proceso de descubrimiento de quiénes son y cuáles son sus talentos.


”banner_academia”

Habrán caídas en la búsqueda de talentos

En las primeras escenas vemos cómo un padre acompaña y lleva a su hija a hacer distintas actividades: montar bicicleta, clases de cerámica, clases karate etc. Los resultados que se muestran no son como la niña (y también el padre) esperaban.

Vemos cómo muchas veces ella quiere rendirse al sentirse triste y desalentada. Sin embargo, su papá siempre está ahí en todo momento sin juzgarla: la abraza, la consuela, la guía y la ayuda a levantarse. Es una presencia silenciosa que la acompaña, apoya y alienta a que continúe perseverando en su búsqueda por descubrir para qué es buena.

Incluso, casi al final del video, se ve a través de las numerosas escenas, que no fueron solo tres intentos, sino muchos más, los que hicieron para encontrar algo que verdaderamente le agradara a la pequeña. ¡Este padre nunca se rinde en acompañar a su hija!

Citroën nos muestra también paisajes hermosos expresados en un bosque frondoso y una carretera sin fin al lado de un acantilado. Lo cual nos remite a la belleza de nuestro planeta y también nos invita a reconocer nuestra belleza interior. La naturaleza nos enseña acerca del sendero de la vida, el cual está muchas veces compuesto de retos que nos ayudan a descubrir quiénes somos.

La satisfacción y la felicidad de hallar nuestro talento

Un dato curioso es que la narración del comercial está marcada en todo momento por la melodía suave y serena de un violín. Al final del video se revela que la niña se encuentra feliz dando un concierto. Luego de muchos intentos, y de haber pasado por momentos también de frustración, comparación con los demás y probablemente de tristeza ¡Descubrió su talento!

Y qué mayor placer y satisfacción nos trae a nuestra vida el poder compartirlo con los demás y darlo a conocer con alegría. Encontrar el camino para descubrirnos puede ser una aventura. No nos rindamos nunca en esta hermosa búsqueda de descubrir para qué somos buenos y cómo podemos compartirlo con los demás para enriquecernos mutuamente.

Algunas claves para tener en cuenta:

1. Todos hemos sido creados con dones y talentos:

Quizás eres bueno para el arte, la música, el deporte, la danza, etc. Es importante que tengas en cuenta que a veces descubrirlos no siempre es fácil o evidente. Requiere de paciencia, perseverancia y sobre todo de muy buena actitud en esta hermosa aventura. Descubrirlos es un desafío.

2. Comparte tu talento con los demás:

Ya que todos los seres humanos somos únicos e irrepetibles, nuestros talentos también lo son. Compartirlos con los demás es muy enriquecedor ya que nos ayuda a complementarnos y poder sacar lo mejor de nosotros mismos para dárselos a los demás. ¡No tengas miedo de mostrar para qué eres bueno! ¡No entierres tus talentos!

3. Entrena tus talentos:

Dios nos ha dado talentos según nuestras capacidades y esto implica una responsabilidad. Es importante que una vez que identifiques tus talentos los pongas en práctica para ser cada vez mejor. ¡Haz que brillen!

4. Si eres padre, sé un apoyo para tus hijos:

Si eres padre es importante que seas un apoyo incondicional para tus hijos independientemente de lo que esperas de ellos o cómo te gustaría que fueran. Como el papá del video, respétalos, aliéntalos y acompáñalos a descubrir sus talentos con tu presencia silenciosa y atenta.

No dejes que se rindan o caigan en la tentación de no querer volver a intentarlo. Recuerda que eres una pieza fundamental en su desarrollo y es importante que seas flexible y comprensible con ellos.

5. ¡Disfruta de tus talentos y alégrate de ellos!

Por último y no menos importante, aprovecha los talentos que tienes. No te olvides de ser agradecido y valora quién eres. Dale gracias a Dios por los dones con los que te ha enviado a este mundo. Y hazle saber a todas las personas que te apoyan en ese camino de describirlos, que también son parte del triunfo.

talentos, ¿Es cierto que todos nacemos con talentos? ¿Cómo descubro los míos?