Obras Misionales Pontificias lanzó en septiembre una nueva plataforma 100% virtual para jóvenes, heredera de su tradicional revista «Supergesto». Cada quince días publica una tertulia para jóvenes, en las que un grupo de influencers católicos y jóvenes que han realizado alguna experiencia misionera dialogan sobre temas actuales de la misión.

Estas tertulias están moderadas por José María Calderón, director nacional de Obras Misionales Pontificias. 

Jóvenes en la Iglesia

Esta iniciativa tiene como enfoque central los jóvenes, tan necesarios en la Iglesia de hoy. Muchos pueden decir que no hay jóvenes en la Iglesia, pero sí que los hay.

Lo mejor de todo es que cada vez los jóvenes de la Iglesia son más y más valientes para comunicar su fe, para hablar de Jesús como Aquel que les ha salvado la vida y les ha dado una razón para vivir.

Es una alegría ver lo que hace Dios en la vida de aquellos que se abren al don de su amor. Supergesto busca es hacer visible a los jóvenes que le han dicho sí al Señor, que con su vida y testimonio, ayudan a sus amigos a conocer al mejor amigo que van a poder conocer: Jesucristo.

En las tertulias tienen la posibilidad de hablar de sus propias experiencias, de contar las razones por las que participaron en esta o aquella misión o de qué manera se han encontrado con Jesús y la forma en la que cada uno de ellos lo comunica. 

Salir a anunciar el Evangelio

En últimas, la iniciativa está centrada en el deseo apostólico de comunicar la fe de los jóvenes de una manera joven, para que cada uno de los que lo ven se pueda sentir identificado y llamado a seguir comunicando la Buena Nueva. La noticia de que tenemos un Dios que nos ama, que quiere tener una relación con nosotros. Para proclamar al mundo entero que debemos salir y anunciar el Evangelio, sirviendo a nuestros hermanos que tanto lo necesitan. 

La misión, desde esta iniciativa, tiene como fin hacer que los jóvenes salgan a anunciar el Evangelio. La fuerza de la juventud es necesaria en la Iglesia de hoy. Necesitamos jóvenes valientes que anuncien sin miedo ni vergüenza el amor que les ha sido dado por Dios.

Supergesto es un proyecto que reconoce el valor y la fuerza de tantos jóvenes que necesitan no solo formación, sino una institución dentro de la Iglesia que crea en ellos y les dé las herramientas para salir.

Ver a otros, ¡anima!

Es verdad. Ver a otros haciendo el bien anima quienes los ven hacerlo. El bien es contagioso y la alegría que se despierta en quienes hacen el bien lo es también.

Una sonrisa de satisfacción por el deber bien hecho. Una risa de satisfacción con el cansancio de haberse desgastado por el amor en el servicio a los hermanos impacta. La belleza de la imagen que vemos en el amor que se entrega despierta y anima a querer sentir lo mismo.