Este es un video genial para describir las etapas del amor. Con su historia, los protagonistas nos van guiando a través de los distintos momentos de su relación. Empezando con la ilusión, donde sienten atracción física, empiezan a conocerse y surge una amistad.

Pasan al enamoramiento, donde dan lugar a la conquista. Cada uno muestra su mejor cara y piensa que el otro es «su alma gemela». Y finalmente llegan a la etapa del amor, donde empiezan a descubrir las diferencias, se dan cuenta que el otro sí tiene defectos y se asoma la desilusión, pero todo esto se supera y se toma la decisión de seguir amando.

Es sobretodo en esta última etapa, la del amor, cuando en el video se utiliza la analogía para explicar que las parejas son como «agua y aceite».

*Puedes activar los subtítulos en español en la parte inferior derecha

¿Somos como agua y aceite?

Cuando llevas más tiempo con tu pareja y más aún cuando vives con tu esposo/a, empiezan los desacuerdos y las incomprensiones. Esto es normal y lógico, empezando por el hecho de que cada uno es un mundo, con personalidades únicas y porque han crecido en familias distintas con costumbres propias.

Además, cuando tenemos que empezar a tomar decisiones que nos afectan a los dos y las ideas son opuestas, la cosa no se pone fácil. Y menos aún, cuando nos desilusionamos porque el otro actúa de una forma en la que nos lastima.

Es ahí cuando sentimos que somos tan distintos como el agua y el aceite, sin ver mucha solución. Pero aunque sea así por momentos, en otras ocasiones somos más parecidos de lo que pensamos y con ello, vamos al siguiente punto.

¿Más agua o más aceite?

Los protagonistas del video nos dan algunas claves cuando dejan de hablar de lo que los separa y empiezan a hablar de lo que los une. Pero sobretodo de lo que los complementa: ella es creativa y tiene muy buen sentido del humor, él es generoso e inteligente.

Así, van encontrando el equilibrio. Un equilibrio al que ellos llaman «ratio» y que resumen así: «Por cada cosa mala que sucede, hay cinco cosas buenas». Y afirman que han logrado tener ese ratio por dos años, así que esperan tenerlo por 20 más. Pero ella, al final, dice algo importantísimo: «seguir lográndolo cada día».

La receta para permanecer juntos

El amor es una decisión de todos los días, que se toma desde que abres un ojo en la mañana hasta que lo cierras por la noche.

Y es que al final, así como el agua y el aceite juntos son necesarios para preparar una receta, así también nosotros por muy distintos que parezcamos, si tenemos un proyecto de vida juntos y estamos dispuestos a ser mejores, finalmente construiremos algo maravilloso. E incluso llegaremos a coincidir en lo más profundo: valores, principios, ciertas formas de pensar, gustos y mucho más.

Pero además, los que tenemos la ventaja de haber recibido el sacramento del matrimonio, contamos con ayuda de la gracia. La presencia de Dios que nos permite renovar el amor a diario y mantenernos íntimamente unidos en un solo corazón.

Este es un excelente recurso para que lo vean juntos, discutan sobre lo que los diferencia pero también sobre lo que les permite crecer como pareja. Anímate a contarnos en los comentarios cómo has superado los obstáculos con tu pareja.