Ayer «scrollando» por Instagram me encontré con este video que la verdad me gusto mucho por sus imágenes, ritmo y mensaje. Es un video divertido perteneciente a la campaña publicitaria de Wallapop, una compañía que vende cosas de segunda mano.

El video para muchos de nosotros incluso puede pasar desapercibido, pero que creo que si le ponemos atención nos puede enseñar mucho más de lo que aparenta a primera vista.

Seguramente se estarán preguntando qué tiene que ver un video sobre «reutilizar las cosas» con la vida espiritual y aunque la imagen no es «tan literal», ya que se puede escuchar un poco feo compararnos con cosas que fueron desechadas o con «errores», creo que muchas veces sí nos sentimos así.

Los «deshechos» de nuestra vida

Cada vez que nos topamos con nuestra miseria, con esa esclavitud a ese pecado, nuestra impaciencia, nuestros propósitos incumplidos, en fin, nos sentimos sin valor.  ¡Cuantas veces nos dan ganas de «deshecharnos»! ¡De, de alguna manera, borrar de todo lo que hemos hecho hasta ahora y reinventarnos, empezar de nuevo! ¡Desde cero!

Pero entre más conozco a Dios, más me he ido dando cuenta que Él no trabaja tan así. «Lo hecho, hecho está». El video nos habla de aceptación, de dejar de darle vueltas a los errores y dejar de «ahogarnos» en nuestras miserias ¡Es lo mismo que Jesús siempre nos ha pedido! ¡Qué aceptemos y abracemos nuestra debilidad! ¡Ojo, no el pecado! Pero sí al pecador, amar nuestra debilidad, nuestra miseria, ¡Que nuestra única fortaleza sea la confianza en Dios!

Cristo te llama con todo lo que tú eres

Pensemos en el pasaje de la pesca milagrosa, están Pedro, Juan y Andrés pescando, aparece Jesús y los llama, pero los llama a ser pescadores. No les pide que sean otra cosa sino que, de alguna manera, los llama ser lo que ya eran, pescadores. Y creo que Jesús muchas veces trabaja así en nuestras vidas.

Cada vez estoy más convencida de que Jesús no hace «cosas nuevas», sino que «hace nuevas todas las cosas» ¡Jesús no viene a sacarnos de nuestra realidad y darnos una vida nueva para que empecemos otra vez! Jesús nos quiere aquí y ahora, en las circunstancias que ya vivimos, en la universidad, en el trabajo, en la casa con quien vives, ahí donde estás, en las mismas circunstancias, donde todo aparentemente sigue igual que antes, ahí te quiere renovar.

Un corazón de «segunda mano» nuevo

Jesús te quiere dar Su Vida para que sigas haciendo lo que de alguna manera ya venías haciendo, pero que lo hagas completamente nuevo ¿Cuál es esa diferencia? ¡Él! ¡El amor mismo que nos pide que lo dejemos amar en nosotros y llena de sentido cualquier circunstancia!

¡No busquemos un borrón y cuenta nueva! Abracemos nuestra realidad, lo que ya somos. ¡Volvamos a utilizar esa vida de «segunda mano» y dejemos que Jesús la renueve haciéndola Suya! ¡Dejémonos renovar por Aquel que hace nuevas todas las cosas!

 

Artículo escrito por Sofía Carreón Allande