Pocos saben de la oscuridad que pasó nuestro santo de Asís cuando sus frailes menores crecieron tanto que ya era imposible mantener en todos el mismo espíritu de pobreza y humildad que le había inspirado Dios hacía muchos años a él, un joven de un pequeño pueblo de Italia, llamado Juan y apodado “Francesco”.

Fueron meses duros los que pasó en soledad, antes de que se celebrara el capítulo de su orden. Tiempo en el que se retiró a la montaña a rezar para disipar su alma de la profunda tristeza de ver a su orden dividida y alejada del amor primero que lo impulso a él, y a sus cuatro primeros amigos, a dejarlo todo y reconstruir la Iglesia de su amado Cristo.


El artículo continua después de la publicidad:

La novela de Eloi Leclerc: «La sabiduría de un pobre» retrata con profunda belleza y realismo lo que viven las almas de los santos. Santos a los que estamos acostumbrados a ver, como dice el Papa Francisco, “con cara de estampita”, pero santos que fueron hombres de carne y hueso como nosotros y que, para alcanzar tan altas cumbres de virtud y confianza en Dios, pasaron por duros y dolorosos procesos de conversión y de aceptación de su propia impotencia y despojo.

El libro describe esa oración en soledad del santo de Asís y nos muestra, de forma absolutamente elocuente y hermosa, lo que en verdad significa seguir a Cristo como Él quiere ser seguido y amado.

He querido resaltar 4 puntos (con algunos extractos del libro) para conocer un poco más de la fisionomía espiritual de un santo como Francisco:


El artículo continua después de la publicidad:

1. Entrar sin miedo a nuestra noche

Cuando sea necesario, retirarse a la montaña (como lo hizo Francisco) para estar con Dios en la oscuridad.

 «Francisco se calló, cerró los ojos y permaneció inmóvil, con las manos cruzadas sobre las rodillas, la cabeza un poco apoyada hacia atrás contra el árbol. León le miró entonces atentamente. Y tuvo miedo. Su rostro no estaba solamente hundido y demacrado, sino deshecho y velado por una profunda tristeza. Ni el menor espacio de luz sobre esta cara antes tan luminosa. Solo sombra de angustia, de una angustia honda, que hundía sus raíces hasta el fondo del alma y la devoraba lentamente. Parecía el rostro de un hombre en una terrible agonía. Un trazo duro atravesaba la frente, y la boca tenía un gesto amargo.

Por encima de ellos, escondida en el follaje espeso de un roble, una tórtola dejaba oír su arrullo quejoso. Pero Francisco no la oía. Estaba metido completamente en sus pensamientos. Le llevaban constantemente, a pesar suyo, a la Porciúncula. Su corazón estaba atado a esta humilde parcela de tierra, situada cerca de Asís, y a suiglesia de Santa María, que él mismo había restaurado con sus manos. ¿No era allí donde quince años antes el Señor le había hecho la gracia de comenzar a vivir con algunos hermanos según el Evangelio? Todo era entonces bello y luminoso, como una primavera de la Umbría. Los hermanos formaban una verdadera comunidad de amigos. Entre ellos el trato era fácil, simple, transparente. Era, en verdad, la transparencia de una fuente. Cada uno estaba sometido a todos y no tenía más que un deseo: seguir la vida y la pobreza del altísimo Señor Jesucristo. Y el Señor mismo había bendecido esta pequeñita fraternidad. Y se había multiplicado rápidamente. Y a través de toda la Cristiandad habían florecido otras pequeñas fraternidades de hermanos. Pero ahora todo estaba amenazando ruina. Ya no había unanimidad en la simplicidad. Entre los hermanos se discutía ásperamente y se destrozaban. Algunos de ellos, que habían entrado tarde en la Orden, pero influyentes y con elocuencia, declaraban sin parpadear que la regla, tal como estaba, no respondía ya a las necesidades de la comunidad. El porvenir de su Orden le parecía muy sombrío. Veía a los suyos divididos. Le contaban los malos ejemplos que daban algunos hermanos y el escándalo que producían entre los fieles».

2. Esperar el amanecer

En medio de su turbación pudo encontrar luz, como muchas veces nos pasa a nosotros, en las palabras de una gran amiga suya: Clara. Ella le ayudó a entender que la obra que él había comenzado no era suya, sino de Dios, y que nada podía hacer.

«(…) Supongamos que una de las hermanas de esta comunidad viene a acusarse de haber roto una cosa cualquiera por una torpeza o por un descuido; le haré, sin duda, una observación y le pondré una penitencia, como se acostumbra. Pero si viniera a decirme que ha prendido fuego al monasterio y que está quemado ya todo o casi todo, creo que en ese momento no tendría nada que decirle. Me encontraría ante un acontecimiento que me sobrepasa. La destrucción del monasterio es verdaderamente algo demasiado grande para que yo me turbe profundamente. Lo que Dios ha construido El mismo, no se sostendría por la voluntad o el capricho de una criatura. Tiene otra clase de solidez».

Francisco entendió que el porvenir de la gran familia religiosa de los Franciscanos, que Dios le ha confiado, era algo demasiado grande para que dependiera de él solo y se preocupara hasta el punto de estar turbado. Entendió que es también, y sobre todo, un asunto de Dios.

3. Encontrar la paz

Así el camino de vuelta a la montaña pareció menos largo y Francisco, un Viernes Santo, pudo hallar la paz, no porque todos los problemas de su Orden se hubieran solucionado, sino porque él entendió que todo era obra de Dios.

«Ese día de Viernes Santo fue agotador. Francisco lo encontró muy largo. Pero llegó la tarde trayendo su paz. Una paz profunda. Como la que cae lentamente sobre los campos cuando se ha terminado el duro trabajo. La tierra está revuelta, rota. No ofrece ya ninguna resistencia. Se extiende abierta y dócil. Y ya el fresco de la tarde la penetra y la llena. Volviendo hacia la ermita, Francisco sentía que poco a poco esta paz lo envolvía y le invadía. Todo estaba consumado. Cristo había muerto, se había entregado a su Padre en un derrumbamiento total. Había aceptado el fracaso. Su vida humana, su honor humano, su misma pena humana, todo eso se había borrado a sus ojos y había cesado de contar. Ya no quedaba más que esta sola realidad desmesurada: Dios es. Eso solo importaba. Eso solo bastaba: que Dios sea Dios. Todo su ser se había curvado ante esta sola realidad.  Había adorado al Único. Había muerto en esta aceptación sin reserva. En esta extrema pobreza y en este supremo acoger, y la gloria de Dios le había cogido. –Dios es, eso basta– murmuró Francisco».

4. Dejar que el sol brille

Y al final descubrió en qué consistía la verdadera santidad:

«(…) Pero la santidad no es un cumplimiento de sí mismo, ni una plenitud que se da. Es, en primer lugar, un vacío que se descubre, y que se acepta, y que Dios viene a llenar en la medida en que uno se abre a su plenitud. Mira, nuestra nada, si se acepta, se hace el espacio libre en que Dios puede crear todavía. El Señor no se deja arrebatar su gloria por nadie. El es el Señor, el Unico, el Solo Santo. Pero coge al pobre por la mano, le saca de su barro y le hace sentar sobre los príncipes de su pueblo para que vea su gloria. Dios se hace entonces el azul de su alma. Contemplar la gloria de Dios, hermano León, descubrir que Dios es Dios, eternamente Dios, más allá de lo que somos o podemos llegar a ser, gozarse totalmente de lo que El es. Extasiarse delante de su eterna juventud y darle gracias por Sí mismo, a causa de su misericordia indefectible, es la exigencia más profunda del amor que el Espíritu del Señor no cesa de derramar en nuestros corazones, y es eso tener un corazón puro, pero esta pureza no se obtiene a fuerza de puños y poniéndose en tensión.

–¿Y cómo hay que hacer?– preguntó León.

Es preciso simplemente no guardar nada de sí mismo. Barrerlo todo, aun esa percepción aguda de nuestra miseria; dejar sitio libre; aceptar el ser pobre; renunciar a todo lo que pesa, aun el peso de nuestras faltas; no ver más que la gloria del Señor y dejarse irradiar por ella. Dios es, eso basta. El corazón se hace entonces ligero, no se siente ya el mismo, como la alondra embriagada de espacio y de azul. Ha abandonado todo cuidado, toda inquietud. Su deseo de perfección se ha cambiado en un simple y puro querer a Dios– Respondió Francisco».

Nos gustaría saber si te gusto este artículo. Déjanos tu comentario 🙂