Valdría la pena adelantar un poco toda la parte del comienzo que la verdad es tan divertida como chupar un clavo y ver de frente la entrada del cura y su testimonio que valen mil aplausos. Todos estamos llamados a defender la fe de esta manera.


Publicidad: