Hemos entrado al tiempo de Adviento y Navidad. Sin embargo, desperté está mañana pensando qué estaría haciendo el burrito sabanero en esta época.

No solo es mi villancico favorito, es un ejemplo del tipo de vida que quiero llevar. No es un secreto que vivimos en la época donde más prima el individualismo.

El burrito sabanero, en cambio, hace su trabajo de forma invisible y obediente, cargando a nuestra Madre por terrenos donde buscarían a niños para asesinar. Es dócil y manso, así como humilde y de gran corazón.

Muchas veces olvidamos la importancia que tienen los personajes secundarios en lograr que los principales alcancen su destino.

¿Qué hubiese pasado sin el burrito?

El burrito sabanero: su rol e importancia en el nacimiento

Quizás la Virgen habría dado a luz antes porque hubiese tenido que caminar. Imaginen cómo se le habría complicado el primer día de la historia a san José.

Lo que más me gusta del burrito es que justamente se deja llevar por san José y qué mejor manera de reflexionar en esto ahora que estamos por acabar el famoso año en el que nos encaminó el papa Francisco.

Muchas veces creemos que la realidad está ordenada en función de nosotros y olvidamos que nuestros errores o problemas nos sirven para formar carácter. Así como la oruga que necesita salir de su capullo sin ayuda para convertirse en una hermosa mariposa.

Y muchas veces también olvidamos que somos un medio para que alguien más logré su cometido. Estoy pensando por ejemplo, en todos esos profesores de guardería que hacen su trabajo invisible llenando de autoestima a nuestros hijos.

O de todos esos padres que cambian día a día pañales y llevan a los niños a la escuela con alegría y sin refutar. El burrito no busca reconocimiento pero tiene la misión de ser la carroza para llevar a la Reina del Universo a lograr su cometido.

El papel del burrito fue maravilloso

El burrito sabanero: su rol e importancia en el nacimiento

Cuando nace Jesús hace que ese pesebre se mantenga caliente junto al Büey. Y ni hablar de cómo estaba pensando su rol desde siempre y para siempre en la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén.

Ahora que llega la Navidad y cantamos ese famoso: «Tuqui Tuqui Tuqui Tuqui, Tuqui Tuqui Tuqui Ta», pensemos en cuánto valoramos ese trabajo invisible de la gente a nuestro alrededor.

Cómo es nuestra relación con la creación y sobretodo cómo apoyamos a san José para que la Virgen María entregue a Jesús al mundo.

Ut iumentum factus sum apud te, et ego semper tecum. Todo esto para decirles que ayer ya encaré el llamado a mi vocación. ¿Quién se suma a mi promoción? Carlos Santos – «De papá a papá» En 10 min con Jesús.

El burrito sabanero: su rol e importancia en el nacimiento