Reír es una de las facultades humanas que casi todos poseemos. Hemos escuchado frases clichés como «reir es gratis», o «no hay nada que una sonrisa no pueda conseguir». Pero, qué difícil resulta a veces poder encontrar una sonrisa en medio del sufrimiento, cuánto valor cobra en los labios de alguien pasando por un momento de intenso dolor, o después de que alguna experiencia difícil le haya robado ese impulso, que nos lleva a darle valor a ese pequeño gesto que entonces resulta un tesoro: la risa.

Y es que hay muchos tipos de risa, existe la risa burlona, la risa superficial y llena de algarabía, pero esa risa auténtica que brota del corazón alegre, libre, espontáneo, esa es difícil de conseguir. El video que van a ver a continuación, fue elaborado por el canal Explore God y nos comparte el testimonio del comediante cristiano Michael Jr, y su proceso de descubrimiento del valor de esa verdadera sonrisa.



Viendo el video, me vino a la mente la cita de la primera carta de San Pedro: «Que cada cual ponga al servicio de los demás la gracia que ha recibido, como buenos administradores de las diversas gracias de Dios» (1 Pedro 4, 10). Y es que la risa es también un don de Dios, un don que nos permite hacer más llevaderos los momentos de dificultad, que nos recuerda en medio de la tormenta, que siempre hay esperanza.



«Darles la oportunidad de reír» es la frase que Michael Jr. alude en el video. No se trata de hacerles evadir su sufrimiento a los demás, de dibujarles una sonrisa falsa, sino justamente de saber rescatar esa esperanza que siempre prevalece en el corazón de todos aquellos, que confiamos en que Dios, tiene la última palabra y que con Él nada está perdido.

Michael Jr, es un testimonio de alguien que ha puesto sus dones al servicio para ayudar a otros, que ríe para que otros tengan esperanza, y tú ¿Para qué ríes?

Si sientes curiosidad por descubrir nuevas maneras de conocerte a ti mismo o de encontrar tus mejores habilidades, te invito a participar en el «Taller de conocimiento personal». Allí podrás aprender a reconocer tus fortalezas y debilidades.