Es innegable, todos tenemos perfiles de redes sociales, y cuando digo todos me refiero no solo a personas naturales como tú y yo, sino que aquí incluyo cualquier tipo de iniciativa colectiva. Hasta el grupo más sencillo y humilde tiene un perfil en alguna red social para mostrar las actividades que realiza. Nuestras parroquias, comunidades y movimientos no se quedan atrás en la misión particular de evangelizar en redes sociales, pero esta necesita ser tomada en serio.

«Todas las comunidades procuren poner los medios necesarios para avanzar en el camino de una conversión pastoral y misionera, que no puede dejar las cosas como están. Ya no nos sirve una simple administración. (…) Sueño con una opción misionera capaz de transformarlo todo, para que las costumbres, los estilos, los horarios, el lenguaje y toda estructura eclesial se convierta en un cauce adecuado para la evangelización del mundo actual más que para la autopreservación» (Papa Francisco).


El artículo continua después de la publicidad:

Los invito a que, con sinceridad, hagamos una distinción: una cosa es tener un perfil en alguna red social (Facebook, Instagram, Twitter, Youtube, etc) y otra cosa muy distinta es evangelizar en ella. Estar presente en algo no es sinónimo de formar parte de ese algo. Si no, cualquiera que se compra zapatillas es deportista o cualquiera que tiene un lápiz y un cuaderno es escritor. Hecha esta salvedad, no todo es malo e infructuoso, pues queda demostrado un sincero esfuerzo de buscar espacios para anunciar la buena noticia y para compartir la alegría de creer en Jesús. 

La intención de este post es ofrecerles algunas luces para un mejor uso de los recursos de evangelización, pues a veces caemos en errores inconscientes, el mayor de ellos: pensar que las redes sociales funcionan igual que el diario mural de la parroquia. Te propongo que juntos vayamos revisando cómo es nuestra vida pastoral, tanto personal como comunitaria, en Internet. Busquemos nuevas formas para comunicar la Buena Nueva y al mismo tiempo miremos con objetividad aquellas prácticas que hacemos pensando en hacer apostolado, pero que no tienen nada que ver con este fin.


El artículo continua después de la publicidad:

Finalmente, quiero compartir contigo algunos otros post sobre redes sociales. Estos son un recurso imperdible para todos nuestros amigos cuyo apostolado es estar a cargo de los perfiles en redes sociales de sus congregaciones, parroquias, movimientos y grupos en la Iglesia.

¿Un católico en Internet? 7 consejos fundamentales para poner en práctica

Querido Internet, deja de aconsejarme cómo ser feliz (carta abierta)

Las 10 páginas católicas favoritas en las redes sociales

Una muy útil y creativa animación. ¡Si usas las redes no te enredes!


Publicidad: