Sabemos que existen varios métodos de oración y que conversar con Dios es un anhelo que todos llevamos en el corazón. Algunas veces esta aproximación resulta natural y muy sencilla. Otras veces, como cristianos, nos cuesta conectar y encontrar la mejor manera de dirigirnos a nuestro Creador.

Seguramente todos recordamos que nuestros padres de pequeños nos enseñaron a rezar de maneras sencillas (y hermosas también), pero que llegada la adultez se quedaron cortas para expresar todo lo que hay en nuestro interior.

En nuestra búsqueda hemos podido encontrarnos con algunos consejos y recomendaciones sobre las mejores formas para comunicarnos con Dios. Pero lo cierto es que comunicarse con Él es algo muy personal.

Si bien existen algunos métodos de oración, el hablar con Dios siempre pasa por una experiencia única, personal, que necesita ser cultivada y sostenida en el tiempo.

La importancia de escoger un camino para comunicarte con Dios

Escoger una forma o un método de oración ayuda mucho y no debería ser algo que escojamos al azar. Un poco de conocimiento personal y un esfuerzo por formarse en la fe, siempre son aspectos necesarios y además muy positivos.

Puede ser que lo afectivo sea muy importante para tu vida, o que necesites razones y argumentos para sostener y alimentar tu fe. O tal vez resulta que la belleza y contemplar el mundo, sea el espacio que te mueva a la reflexión y al diálogo con Dios.

Es pensando en esto y a modo de una pequeña ayuda que hemos diseñado este quiz. Ojalá pueda servir para ir vislumbrando el método más acorde a tu forma de ser, a tus dotes e inclinaciones personales.

Si lo que quieres es profundizar en el tema te recomiendo el curso online «Aprende a orar con las Sagradas Escrituras». ¡Es espectacular! Estoy segura que si te animas a hacerlo, tu relación con Dios se fortalecerá.

Ahora ¡A jugar! ¡Comparte con nosotros tus resultados!