quién es líder

Succession es una serie que se encuentra en una plataforma streaming. Para muchos puede ser interesante y para otros aburrida, pero muestra el camino que debe tomar un líder para dar un paso hacia al costado y elegir alguien de su confianza para dirigir su empresa.

Te comparto el trailer de la primera temporada.

Sobre la serie Succession

Logan Roy es un ejecutivo que maneja los medios de comunicación, tiene cuatro hijos de quienes espera lealtad y compromiso, por ello empieza a analizar sus comportamientos.

En su cumpleaños, su hijo Roman le ofrece al hijo de sus empleados la cantidad de $10.000 si hace un home run, el niño se esfuerza, pero no lo consigue. Roman le rompe el cheque al niño en la cara y se burla, mientras que Logan dialoga con su abogado para que los padres firmen un acuerdo de silencio.

Su otro hijo, Kendall, ha tenido una vida llena de excesos y vive en debate con su padre, es un líder autócrata. Shiv, es su hija quien se dedica al mundo de la política, se encuentra alejada de la compañía, pero su esposo le insiste que acepte la cima. Su primogénito Connor realiza varias labores sociales, colabora con ONG, pero en ciertas ocasiones no tiene carácter para decidir.

Durante las cuatro temporadas, Logan intenta que sus hijos se lleven bien y que al menos demuestren respeto y, sobre todo, lealtad con la compañía sin querer extraer ventajas para beneficio personal, pero desgraciadamente sus personalidades están basadas en egoísmo, avaricia, mentiras, envidias, etc. Por eso ninguno merece ser su sucesor.

¿Qué le faltaría a cada uno de estos personajes para un líder virtuoso?

Alexander Havard, es un abogado y escritor francés que busca plasmar en su libro las virtudes clásicas para alcanzar el éxito profesional basado en la ética. Menciona que la esencia del liderazgo es el carácter de los individuos porque les ayuda a regular sus emociones, ser empáticos con los equipos que tienen a su cargo.

Otro punto a tratar, es la magnanimidad que añade al espíritu, tener como objetivo alcanzar grandes cosas, así como también la humildad que es vivir en la verdad y la ambición de servir consiguiendo una misión en común.

Para tomar decisiones se necesita información y tener alternativas, pero también prudencia, fortaleza, dominio de sí para enfrentar las situaciones adversas que se pueden suscitar en el contexto laboral.

Menciona San Josemaría Escrivá en su libro Forja, punto 884: «No es soberbia, sino fortaleza, hacer sentir el peso de la autoridad, cortando cuanto haya que cortar, cuando así lo exige el cumplimiento de la Santa Voluntad de Dios».

De acuerdo con Plotino de Alejandría, los hombres justos son aquellos que «hacen su trabajo y cumplen sus deberes». Para Peter Drucker, es hacer del bien común su interés particular, esta es la forma de describir a la justicia y comunión con los demás. Donde se debe fortalecer el amor al trabajo, pero no una adicción, sino más bien que sea un medio de santificación.

¿Cómo se desarrollan estas virtudes para liderar de forma eficaz?

La respuesta del libro es: «los líderes no buscan la virtud para ser eficaces. Buscan la virtud para realizarse plenamente como humano y profesional». El éxito laboral es resultado de múltiples acciones, no un objetivo espiritual. Solo que mediante la práctica de virtudes se llega una madurez en diversas índoles, en especial la del comportamiento, donde se refleja pensamientos, juicios, actos.

En cambio, el inmaduro tiende a los caprichos banales y deja de acompañar y evade responsabilidades. Pero si tenemos estos defectos, no debemos caer en desánimo, se plantea el ejemplo del Rey David, que luchó por mejorar y se convirtió en un excelente líder.

Los líderes cristianos poseen modelos de perfección humana y divina: Jesús y María. Si servir a los demás, es una forma de dirigir, es fundamental el don del sí.

El emperador Habsburgo, no ejecutaba ninguna decisión sin antes haberla rezado, para basarnos en otro ejemplo actual, le preguntaron a Corazón Aquino antes de asumir la presidencia ¿Qué prácticas de liderazgo continuarán? A lo que respondió: «El hábito de rezar».

Havard nos plantea un programa destinado a ganar basándose en tres puntos:

  1. Examen de conciencia: Consiste en analizar y evaluar nuestro comportamiento diario, debilidades, fortalezas, que va a permitir un autoconocimiento.
  2. Dirección Espiritual: Plantear objetivos personales sean corto, mediano, largo plazo, pero contar con alguien nos oriente, alguien con quien se tenga una amistad cercana.
  3. Plan de Vida: No son normas rígidas, sino que se adaptan a la condición de cada persona, son un conjunto de medios para profundizar los lazos con Dios.

Succession es un reflejo de los defectos que puede tener cualquier ser humano y que debe ir perfeccionando con el paso del tiempo.

Artículo elaborado por María Vanessa Triviño Burbano