Para un apóstol la oración no es opcional. Es una necesidad que nos alimenta espiritualmente y nos permite ofrecer a otros el testimonio de un encuentro, siempre renovado, con el Señor Jesús. Recuerda: nadie da lo que no tiene; por mucho que leas, averigües, investigues y escribas, si no rezas, tu apostolado no comunicará a Cristo.

Por esta razón hemos decidido crear esta herramienta. A través de siete sencillas preguntas queremos recomendarte un salmo para que lo medites y lo reces el día de hoy. Incluso hemos separado para ti algunos versículos que puedes recitar a modo de jaculatoria.

Si quieres profundizar aún más en el tema de los salmos te recomiendo el curso online «Aprender a orar con los salmos». ¡Te va a encantar! También te recomendamos compartir este recurso para que más personas se animan a rezar. Mucha gente a veces no reza solo porque le falta un empujoncito. ¡Empecemos!