¿Qué es el cielo?, ¿qué haremos ahí?, ¿cómo será? Estas son algunas preguntas que nos pasan por la mente cuando hablamos de la vida después de la muerte. Y para saber en qué consiste y si es posible para ti y para mí, te traigo un episodio de 3MC (Catecismo en 3 Minutos). Uno de estos sencillos y divertidos videos que nos van ayudando a enriquecer y valorar más nuestra fe.

Recordemos que hemos sido creados por Dios, que en su infinito y sobreabundante amor nos ha invitado a la existencia. No solo fuimos creados por amor sino para el amor, para vivir eternamente en la comunión de amor con la Santísima Trinidad, con la Virgen y los santos. Esta realidad es la que llamamos cielo (Catecismo 1024).

¿En el cielo podremos ver finalmente a Dios?

Otro aspecto que se nos dice del cielo es que allí podremos ver a Dios tal cual es, podremos experimentar el gozo y la alegría de encontrarnos definitivamente con Él. Esta es nuestra esperanza, es nuestra mayor aspiración. Esta fue la promesa que Jesús hizo a sus discípulos antes de partir y que también nos hace a nosotros.

Sin embargo, para ello se necesita una preparación, y este camino que debemos recorrer, precisamente se da en la vida que tenemos ahora. Nuestra existencia es un peregrinar con la posibilidad de alcanzar esta meta: la santidad.

Además, nuestro mayor consuelo es que en este camino no estamos solos, ¡contamos con la presencia de Jesús, y María Santísima! Y como si fuera poco, con la ayuda de todos los santos que ya gozan de la alegría del cielo.

¿Te estás preparando para ir al cielo?

En una especial homilía el papa Francisco mencionó algo muy lindo. Te comparto un fragmento y te dejo el enlace donde puedes leerla completa al final del artículo. Dice así:

«Toda la vida cristiana es un trabajo de Jesús, del Espíritu Santo, para prepararnos un sitio, para preparar nuestros ojos para ver, nuestros oídos para escuchar. Nuestra alma necesita estar preparada para contemplar el rostro maravilloso de Jesús. Y sobre todo, preparar nuestro corazón… para amar, y amar más».

¡Qué hermosas palabras! ¿Tendremos en mente cada día que debemos apuntarle al cielo? La simple idea de pensar en que Dios ha preparado un lugar para nosotros es absolutamente maravillosa.

Dinámica

Te sugiero algunos medios que te pueden ayudar a seguir profundizando en la realidad de la vida eterna en el cielo:

1. Lee y medita la homilía del papa que habla sobre el cielo: Homilía Completa del Papa Francisco.

2. Lee con detenimiento los numerales 1023 al 1032 del catecismo, allí se habla del cielo.

3. Reza solo o con tu grupo de amigos, la cita bíblica de la cual habla el papa en la Homilía. Son las palabras de Jesús que nos prometen y aseguran el cielo: Juan 14,1-6.

Déjanos saber en los comentarios qué piensas sobre el cielo. ¿Lo anhelas a diario?, ¿eres consciente de que Dios te ayuda en todo momento a encaminarte hacia allí?, ¿cómo te lo imaginas?