propósitos de año nuevo

Un nuevo año está por iniciar, el 2023 queda atrás. Lo que vivimos y aprendimos forman parte de los recuerdos que el año que acabó nos ha dejado. Ahora con mucha alegría recibimos este nuevo año, y nos encontramos con nuevas oportunidades, nuevos retos, nuevos propósitos y nuevos desafíos.

Las fiestas se han acabado, la normalidad y la rutina empiezan a retomarse; sin embargo, el corazón debe permanecer siempre alegre, siempre agradecido y siempre lleno de esperanza, venimos de celebrar en Navidad, el misterio de amor entre Dios hecho hombre y nosotros el pueblo amado de Dios, entonces, cómo no sentirnos alegres y con un corazón esperanzado.

Con un nuevo año, vienen nuevos retos, nuevas metas, nuevas ilusiones, nuevos planes, nuevos desafíos. Tenemos que saber que de la mano de Dios seremos capaces de lograr todo cuanto nos propongamos, ya que si el Señor camina junto a nosotros, podremos obtener todo cuanto nos propongamos.

¡Qué importante es que vivamos abandonados en la Divina Providencia de Dios! Junto a Santo Tomás Moro, proclamemos: «Nada puede sucederme que Dios no quiera».

Antes de fijarnos propósitos para el nuevo año…

propósitos de año nuevo

Es de vital importancia que con la génesis de este 2024, nos detengamos a examinarnos, a ver nuestras metas cumplidas del año anterior, a revisar qué propósitos no cumplimos y porque no los cumplimos, y que establezcamos cuáles serán nuestras metas para este nuevo año, qué desafíos vamos a buscar conquistar, qué anhelos trazados, buscaremos cumplir.

Con transparencia debemos examinar qué debemos mejorar del 2023, que meta inconclusa debemos retomar, qué hábito debemos pulir, y qué debemos hacer para cumplir en este nuevo año todos nuestros objetivos.

Ante este nuevo año que Dios nos regala, te invito a que juntos examinemos cómo hacer de este 2024 un año lleno del amor de Dios, un año donde el Señor nos haga anhelar todo aquello que nos quiere dar. Un año que lo encomendemos a la divina Providencia de Dios, un año donde contemplemos la bondad y Misericordia de Dios.

Trabajo ordinario, gracia extraordinaria

propósitos de año nuevo

Hablemos del ámbito laboral, como cristianos. Debemos en todo buscar a Dios: médicos, docentes, arquitectos, profesionales, todos, absolutamente todos estamos llamados en nuestro día a día encontrar a Dios.

Estamos todos llamados a hacer de algo ordinario, una actividad completamente extraordinaria. Pensemos esto trabajando, ponemos nuestros dones al servicio de una comunidad, y por ende estamos dando gloria a Dios en las labores que desempeñamos.

Un propósito para este 2024 en el ámbito laboral puede ser, practicar la paciencia en tu equipo de trabajo, que las situaciones difíciles e incómodas, propias del día a día laboral, sean una ocasión de ofrecer a Dios.

Y que en lo que hagamos busquemos siempre agradar a Dios, pensando que si bien nuestro trabajo será remunerado, no habrá nada más lindo y valioso que nuestras labores sean una dádiva de amor para aquel que nos ha amado primero.

Propósitos de año nuevo: amar, amar y siempre amar

propósitos de año nuevo

En nuestro prójimo, tenemos una valiosa oportunidad para amar: Padres, hermanos, esposo, esposa, novia, novio, amigos, compañeros de estudio, conocidos. Muchos a nuestro alrededor, necesitan ser amados, escuchados, consolados, corregidos, y ciertamente si no lo hacemos nosotros, estamos dejando de amar como debemos. Es preciso en cada persona junto a nosotros encontrar un Cristo a quien amar.

Qué tal si nos proponemos escuchar en este 2024, te invito a que te propongas disfrutar una comida junto a tu familia sin usar el celular; y que tal si limitamos nuestro tiempo en redes sociales, y nos preocupamos ante todo de nuestro prójimo más cercano. Descubrirás que escuchar a ese amigo, a ese hermano en casa es valioso, y permitirá que sus corazones encuentren en ti alivio, paz y consuelo.

¿Qué me puedo proponer? ¡El 2024 es el año para ganar virtudes!

La virtud es la consecución de buenos hábitos, y uno suele tomar un hábito cuando repite durante 21 días seguidos una acción; así, por ejemplo, uno adquiere el hábito de hacer ejercicios, justamente haciendo determinada actividad física. De la misma forma, conviene que busquemos fortalecer una virtud en este nuevo año.

Ciertamente, debemos tener compromisos realistas, no vamos a adquirir 10 virtudes al mismo tiempo; es preciso trabajar una virtud, trabajarla, coger el hábito y cultivarla desde la voluntad.

Entonces, iniciando este año, analiza qué virtud necesitas fortalecer, y cultivar, lleva a cabo acciones para poder lograr esa virtud: por ejemplo, si quieres fortalecer la diligencia, levántate al primer sonido de la alarma, si la templanza debes fortalecer, deja de comer determinada bebida, o aquel dulce que tanto te gusta. Notarás que día a día tenemos la oportunidad de trabajar la virtud y asemejarnos más a Dios.

Señor, dame lo que me pides y pídeme lo que quieras

Ciertamente, nuestra relación con Dios, es lo más importante que debemos cuidar. Recuerda si tu relación con Dios está bien, todo lo demás añadido será.

No podemos tener cientos de metas y dejar a Dios de lado, no es posible que vivamos si nos falta el oxígeno del alma que es Jesús. No es posible que nuestro corazón lata, si a nuestra vida le falta la Virgen María. Es por esto que debemos en este 2024, fortalecer nuestra relación con Dios. Que Jesús y María sean el latir de nuestro corazón.

Visitar el Santísimo, visitar frecuentemente un Santuario Mariano, son acciones que acrecentará tu relación con Dios. Estamos llamados a ser almas enamoradas del buen Dios, y todo enamorado procura estar junto a su amado, así tú y yo estamos llamados a día a día cultivar nuestro amor a Dios.

Y la devoción a la Virgen María también es crucial en este 2024, rezar el Rosario, consagrarse a Ella, tener momentos de oración junto a Ella, dejarnos amar por esta dulce Madre, aprender sobre Ella, te aseguro que harán de este año, uno lleno del amor de Dios.

¿Qué propósitos te has propuesto tú para el nuevo año? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Fotos tomadas de Freepik.