”banner_academia”

¿Te suenan las palabras «freestyle», «Duki», «batalla de gallos», «Paulo Londra», «Wos»? Si estás en contacto con adolescentes seguro las escuchaste nombrar.

Estas provienen del mundo del rap, tan popular entre los jóvenes de todo el mundo. Hoy quiero compartirte por qué me parece importante escucharlo para saber los temas que preocupan a nuestros adolescentes.

El rap empezó a hacerse famoso con las batallas de gallo

Un enfrentamiento verbal rimado entre dos o más personas. Estas competencias, especialmente la que organiza RedBull, lanzó a la fama a raperos como Paulo Londra, Duki y Wos.


”banner_academia”

No es el estilo de música que más me gusta, pero un amigo me mostró algunas canciones y descubrí lo populares que son. Suenan en la radio, en la plaza, en los parlantes de los adolescentes.

Me llamó la atención el talento de estos raperos y su ingenio para rimar. Aunque también me chocaron las letras porque son explícitas con temas como el sexo y las drogas.

Y aunque no estoy de acuerdo con sus opiniones de esos temas, descubrí que esa característica de expresar sin filtro revela las heridas, los dolores, las preguntas y los sueños de los más jóvenes.

Cientos de adolescentes y jóvenes se sienten identificados con las canciones

Y lo demuestran en los comentarios y la cantidad de vistas que tienen sus videos de YouTube.

Puede ser que algunos las escuchen solo porque están de moda, pero hay muchos que sienten que la letra de estas canciones se convierte en la viva voz de lo que experimentan.

La invitación que quiero hacer a los padres, profesores, referentes de grupos, religiosos y sacerdotes, es que escuchemos las canciones que nuestros adolescentes y jóvenes escuchan.

¿Por qué necesitamos escuchar a los adolescentes?

Jesús quiso identificarse con los más pequeños (Mateo 25, 40) y hoy nos llama desde el corazón de los adolescentes para que escuchemos sus vivencias y dolores.

Sabemos que llevan preguntas y heridas en el corazón y necesitan de personas cercanas que los escuchen aunque les cuesta expresarse.

Una manera interesante de saber qué les gusta, qué les duele o con qué se identifican, es preguntarles qué canción escuchan y por qué, qué frase les llama más la atención.

No tengamos miedo de acercarnos a estas canciones, con discernimiento. El rap a veces puede ser agresivo y sabemos que contiene un lenguaje brusco, pero no nos dejemos incomodar.

Prestemos especial atención a los temas que trata, porque son las preguntas que preocupan a nuestros adolescentes.

Hoy quiero compartirte este rap llamado «Andrómeda»

El autor es Wos, un rapero argentino que ganó la Batalla de Gallos RedBull en 2018. En esta canción abre el corazón y habla sobre temas importantes como el amor, la fragilidad, el dolor y el sentido de la vida.

Para mí refleja muchas de las búsquedas de los jóvenes. Te comparto el videoclip y algunas frases del rap que pueden ayudar para la reflexión:

1. «Me preguntan ¿todo okay? Saben que está todo mal. Les respondo todo bien, porque sé que les da igual»

Esta pregunta es muy común: «¿Cómo estás?». Casi siempre la respuesta automática es: «todo bien». Pero necesitamos escucharnos de corazón, especialmente a los adolescentes.

Lo que más quieren es alguien que esté cerca, que muestre verdadero interés por ellos. Jesús, en sus corazones, está sediento de compañía y sufre la soledad.

Necesita que nos acerquemos a sus vidas y nos hagamos compañeros de camino.

2. «Sé que soy de vidrio y que puedo romperme fácil»

Los adolescentes hoy son más conscientes de las heridas que llevan, de su propia fragilidad. Piden que nos acerquemos con delicadeza a sus vidas, con los pies descalzos porque su corazón es tierra sagrada.

Ellos se dan cuenta de este cuidado. Es importante que sientan que tienen un lugar en nuestro corazón, con sus preocupaciones, sus dolores.

Jesús herido nos llama desde sus vidas y nos pide ese cuidado. Nos pide que nos acerquemos para levantarlos de sus caídas y sanarlos.

3. «¿No puedo amar, no puedo amar? O solo no amo como aman los demás»

«¿Cómo hay que amar? ¿Hay que amar?». El tema que más les interesa es el amor. Es su principal búsqueda y también el lugar donde a veces son heridos.

Tienen muchas preguntas sobre qué es el amor, cómo se ama. Pero a veces nos cuesta escucharlos por miedo a no saber la respuesta.

Nos piden sinceridad, no respuestas aprendidas de memoria. Jesús, desde sus corazones, nos pide que seamos pacientes maestros en el arte de amar. Tanto en el amor romántico, como en la amistad y la fraternidad.

4. «¿De qué me sirve mentir? Prefiero sentir la angustia y el vació de existir»

Esta frase es fuerte pero sincera, ya no se desea aparentar, el autor de esta canción nos habla de la insatisfacción que siente en su vida.

Muchos jóvenes sienten que no encuentran el sentido, porque no les alcanza con lo que viven. Y en cierto modo, esa insatisfacción puede ser buena, porque es una brújula para buscar lo que en realidad les llena.

Jesús, desde sus búsquedas, nos pide la verdad de la fe que ilumina el camino y nos hace libres de toda confusión. Pero nos pide una fe encarnada en la vida, no solo teórica.

Para que puedan descubrir que una vida con sentido es una vida que se entrega por amor.

Espero que te sirva este artículo como impulso y recurso para escuchar a los adolescentes que tienes cerca.

Si conoces otra canción de rap que refleje las búsquedas de los adolescentes, por favor compártela en los comentarios.

A continuación te dejo la letra:

¿Qué no soy el mismo? Obvio que cambio
Si suena otra música es distinto lo que bailo
Yo sí tengo los huevos para hacerme cargo
Me adapto, vuelo, rapto, no le escapo al contacto

Todo tan duro, y la vida es frágil
Sé que soy de vidrio y que puedo romperme fácil
No tengo delirios pero casi
No tengo delirios pero

Sé que hay golpes que aguanto y otros no tanto
Y si me caigo, no me levanto
Hoy quiero dormir acurrucado como un gato
Aparece en mi sueños por lo menos así charlamos un rato

Y, no me cuesta admitir, que aunque me dedico a las palabras
Hoy no tengo qué decir
¿De qué me sirve mentir?
Prefiero sentir la angustia y el vació de existir

Sí, quiero morir pero no sé cómo
Quiero vivir pero no sé cuánto
Morir sabiendo la mierda que somos
Y vivir hasta que se acabe el encanto

Perdón mi amor si esto te dolió
Quise morir de amor pero no me salió
Quizá solo pienso en mí y en mi bienestar
Y sea solo eso lo que me impide amar

¿No puedo amar, no puedo amar?
O solo no amo como aman los demás
¿Cómo hay que amar? ¿Hay que amar?
Hay que desarmar los preceptos hechos y tirarse al mar

¿Plata? Obvio que quiero
Pero la vida es un flash como para pensar solo en dinero
Si estoy solo, ¿pa qué quiero estar primero?
Me deprime imaginarme dormir solo con mi ego

¿Cómo querés que no tenga sabor a poco?
Si esa chica me dio un beso y después me pidió una foto
Ya no sé qué tan real es lo que toco
Se me acercan y yo me construí una cerca para no volverme loco

Me preguntan ¿todo okay? Saben que esta todo mal
Les respondo «todo bien», porque sé que les da igual
No pido que intentes ponerte en mi lugar
Con el tuyo es suficiente eso es mucho pa afrontar

Entonces, no te dediques a hablar
La cosa está jodida pa que vengas a criticar
Me viste cara de bueno y te queres zarpar

Esta vez te rompo el cuello y te lo digo literal
Hace tiempo que vengo batiendo mi posta
Así que ningún gil va a robarme la torta
La hago corta, la rebano con mis manos si el cuchillo no corta

Tu supuesta verdad me sabe a bosta
Todo muere, todo vuelve, todo se transforma
Pero tenés miedo de romper las normas
De aguantar las bombas, eso te trastorna
Hay que ser valiente para pelear con tu sombra.

Adolescentes: cómo entender mejor sus luchas y dolores