”banner_academia”

¡Están pasando cosas especiales! En medio de este aislamiento, miles de familias en el mundo están viviendo «milagros caseros». Eso que tantos soñaron y que parecía imposible está sucediendo. Están ayudándose como verdaderas tribus, los que nunca cocinaron están deleitando a todos con sus mejores recetas, están dándose conversaciones tan deseadas por muchos, están recordándose momentos que parecían olvidados.

Este aislamiento, en medio de la incertidumbre y el dolor, está provocando verdaderos milagros en cientos de miles de hogares en el planeta. Algunos miembros del equipo de Catholic Link quiere compartir hoy con ustedes lo que está aconteciendo en sus hogares, para que estos milagros sigan contagiándonos de esperanza.

Mabe Andrada

milagros, (Post comunitario) Los milagros que la cuarentena nos ha traído al hogar

Creo que un milagro «ordinario» pero, a la vez, el más grande, es poder comprobar cómo a pesar de que ahora nos hace tantísima falta recibir a Cristo sacramentalmente, Dios nos envía sus gracias por otro lado. Es así que, una vez que dejemos de quejarnos de la soledad o el silencio, comenzamos a verle a Él hablando y haciendo compañía.


”banner_academia”

La oración se profundiza, se pueden leer lecturas espirituales con más calma, y siempre queda espacio para rezar por los demás. Ya sea encomendándolos en un rosario o en otras oraciones que nos parezcan apropiadas. En el «aislamiento social», Él no se aleja ni nos aleja. Gracias a esto, creo que nuestra mirada se puede hacer más clara y nos damos cuenta de muchos otros milagritos cotidianos, como por ejemplo tener un corazón agradecido en un tiempo tan difícil.

Hoy muchos renuncian a su comodidad para poder ayudar a quien lo necesita. Aunque no tengamos misas en nuestras parroquias, los sacerdotes se esfuerzan por hacer muchas de manera online. No se ha perdido el sentido del humor, hay más comidas caseras, amigos con los que nunca se puede organizar una salida, coinciden al menos en una reunión virtual. Hay tiempo para la belleza y el arte, para la literatura y el descanso, a todo esto le puedo llamar milagro.

Andrés D’Angelo

milagros, (Post comunitario) Los milagros que la cuarentena nos ha traído al hogar

El milagro más grande que ha ocurrido en estos días en casa es que la convivencia está siendo extraordinariamente buena. Cuando comenzó la cuarentena, teníamos inquietud de que la convivencia forzada con dos adolescente y su abuelita, fuera motivo de conflictos y de malos humores.

Por gracia de Dios, ¡La convivencia es fantástica! Nos divertimos, conversamos, vemos películas y series, pasamos grandes momentos jugando a juegos que estaban olvidados, y tenemos conversaciones que tal vez hace mucho tiempo nos debíamos.

Estos días, que tan amenazadores nos parecían al principio, están siendo días de un «retiro familiar», donde los vínculos se han visto fortalecidos, la oración en común aumentó y nuestra convivencia mejoró sustancialmente. ¡Milagros por todas partes!

De esto podemos aprender que Dios muchas veces se vale de cosas que a los ojos humanos parecen grandes calamidades para sacar bienes aun mayores. ¡Bendito sea Dios!

Mauricio Montoya Vázquez

milagros, (Post comunitario) Los milagros que la cuarentena nos ha traído al hogar

Un milagro que cabe resaltar es la maravillosa oportunidad de reencontrarnos en el hogar, donde por x o y razones siempre se estaba corriendo de un lado a otro. Poder sentarse a compartir las comidas, disfrutar de las oportunidades de oración personal y lectura tanto personal como espiritual.

Y cómo no referirse al milagro de valorar más las amistades, esos lazos que nos unen a los demás y que fruto de la situación que vivimos se fortifican por medios virtuales de comunicación.

Silvia Ordoñez 

milagros, (Post comunitario) Los milagros que la cuarentena nos ha traído al hogar

Aunque en mi casa solo somos dos (mi esposo y yo), el ritmo frenético del día a día nos había robado, sin hacerlo tan evidente, espacios valiosos para compartir ideas y conversaciones profundas que nos permiten abrir nuestro interior y dejar que el otro nos conozca mejor.

Ese tipo de espacios que dimos por hecho, han vuelto a realzar el diálogo profundo, que fue algo que marcó nuestro noviazgo, pero que se estaba diluyendo por la prisa de la cotidianidad, gracias a esta cuarentena hoy ha regresado mágicamente.

Y con esa misma intensidad, en estos días he vuelto a valorar con más fuerza que nunca, las relaciones familiares y de amistad de siempre. Y es que durante este tiempo he tenido la oportunidad de hablar por videollamada con mis papás y mis hermanos (todos a la vez, algo que antes no lográbamos coordinar), con mis primos y mis amigos del colegio y la universidad.

Esos espacios de diálogo compartido, de recuerdos y anécdotas que vivimos juntos, son como oro en polvo en estos días. Y finalmente, las oportunidades de introspección y de oración se han multiplicado y se han vuelto muy importantes en mantener un equilibrio en medio del caos exterior.

En mi caso se ha visto muy reflejado en la ansiedad por los cambios a la planificación que tenía, pues todos los cronogramas y las estructuras han tenido que cambiar a la fuerza, haciéndome ver con humildad que debo dejar de querer el control absoluto y soltar con paciencia en las manos de Quien todo lo puede.

Nory Camargo

milagros, (Post comunitario) Los milagros que la cuarentena nos ha traído al hogar

El milagro más grande que me ha traído esta cuarentena es darme cuenta de lo pequeña que soy y de lo grande y poderoso que es Dios. Tenía muchos planes para los meses próximos, en enero me comprometí y se suponía que íbamos a empezar a planear nuestra boda, estábamos muy ilusionados.

Pero de repente, literalmente de un día para otro, todos nuestros planes cambiaron, se tuvieron que pausar. Y en medio de esta pausa obligatoria, me di cuenta que aunque la tristeza sea grande por no poder seguir con lo planeado, habrá más dicha cuando finalmente todo suceda.

Mi milagro es entonces, desear de una manera completamente nueva que todo se cumpla según la voluntad de Dios. A veces se nos olvida de Quién somos hijos, corremos y damos por sentado muchas cosas.

Otro milagro hermoso ha sido darme cuenta de la increíble capacidad que tienen los niños para adaptarse. Soy madre de un pequeño de cinco años, que nunca se queja por no poder salir, encuentra alegría en las cosas más pequeñas y me enseña todos los días que no hace falta tener tanto para ser feliz.

Déjanos saber en los comentarios cuáles han sido los milagros que has podido experimentar en tu casa, solo, con tu familia, con tus amigos o vecinos. ¡Hay milagros todos los días, solo hace falta abrir más los ojos del corazón!

milagros, (Post comunitario) Los milagros que la cuarentena nos ha traído al hogar