Siempre he pensado mucho en la pregunta del joven rico del Evangelio: «¿Qué debo hacer para heredar la vida eterna?» pregunta que en el fondo significa ¿cómo puedo alcanzar la santidad en esta vida? o ¿quién es Dios para mí? Las respuestas de Dios para estas preguntas pueden darse por distintos caminos. Simplemente siguiendo los Diez Mandamientos; también podemos profundizar en nuestra relación con Dios en la cual crecemos gracias al contacto con la Sagrada Escritura, los sacramentos y los consejos de la Iglesia; luego podemos ver el estado actual de nuestra vida y las experiencias de nuestro pasado para conocer lo que Dios quiere de nosotros en el momento presente…

Sin embargo, para encontrar las respuestas a todo esto, es bueno tener un director espiritual. Como San Josemaría Escrivá decía: «No se te ocurriría construir una buena casa para vivir en la tierra sin consultarle a un arquitecto. ¿Cómo quieres levantar sin un director el alcázar de tu santificación para vivir eternamente en el cielo?»

Acá te dejamos algunas razones por las que creemos que es importante tener un guía espiritual. Esperamos te gusten y te ayuden a discernir lo que Dios quiere de ti 🙂

Artículo escrito por Valeria Talavera.