Cuántas veces nos hemos encontrado en pocas (o muchas) ocasiones de nuestra vida, convenciéndonos de no ir a misa bajo el engaño de alguna excusa: «¿Para qué si no entiendo? ¿Dónde dice que es obligatorio?, estoy cansado…».

Estas afirmaciones nos alejan de una celebración sin igual en nuestras vidas. Una participación a ser el cuerpo de la Iglesia y a recibir el gran regalo de la vida eterna que Dios nos ha dado a través de la Pasión de su hijo. A misa vamos a encontrarnos con El para seguir participando de este su sacrificio y agradecer el don infinito que Dios nos ha dado.


El artículo continua después de la publicidad:

Citando las palabras del papa Francisco: “Ir a misa nos hace intuir qué cosa estamos por vivir”.  Ir a misa es un adelanto de la gloria que viviremos con Él en la vida eterna.

Queridos amigos, ¡no agradeceremos nunca suficientemente al Señor por el don que nos ha hecho con la Eucaristía! Es un don muy grande. Y por esto es tan importante ir a misa el domingo, ir a misa no solo para rezar, sino para recibir la comunión, este Pan que es el Cuerpo de Jesucristo y que nos salva, nos perdona, nos une al Padre. ¡Es hermoso hacer esto! Y todos los domingos vamos a misa porque es el día de la resurrección del Señor, por eso el domingo es tan importante para nosotros. Papa Francisco, Catequesis 05 de Febrero 2015.

Con la intención de aclarar estas excusas y entender un poco mejor el sentido de ir a misa y el gran significado que tiene, hemos preparado esta simpática galería que confiamos nos ayudará a entender y participar mejor.

Vota en los botones de la izquierda por la que escuchas con mas frecuencia.


El artículo continua después de la publicidad:


Selección de imágenes: Sandra Ere y Silvana Ramos.


Publicidad: