Somos únicos, somos seres muy amados por Dios: un pensamiento de Dios. Esto es algo que debemos recordar cada día de nuestra vida. No importa por lo que estés pasando, no importa si tus inquietudes te superan, es preciso que siempre recuerdes que eres único, que eres especial, que eres un hijo muy amado por un Dios cuyo nombre es Misericordia. Y es que todos somos hijos de Dios, y hemos sido amados hasta el extremo. Todos valemos la Sangre de Cristo.

Él nos pensó de manera especial

Somos fruto de un pensamiento de amor de Dios. Un pensamiento con aroma a eternidad, Dios en su infinita bondad y movido por su extremo amor nos ha infundido vida. Por su generosidad y ese gran amor a nosotros ha querido que seamos plenamente felices, que amemos y nos dejemos amar. Así como él nos ha amado y nos ama.

Como un artista convierte un lienzo en una maravillosa obra, con esa misma dedicación Dios ha hecho de ti y de mí una obra preciosa, un dibujo perfecto, un soneto armonioso de amor. Debes creerlo y recordarlo siempre: eres el dibujo perfecto de un Dios que inspirado por un puro amor te ha creado, eres su obra predilecta, y el Señor te guarda como a la niña de sus ojos (Sal 17,8).

Cola Cao nos presenta un video con motivo de una campaña contra el bullying, el cual busca enseñar a los más pequeños sobre la importancia del respeto a los demás, además enseña la importancia de que cada uno crea en sí mismo.

Bajo el slogan «soy único», este corto video quiere transmitir en los más pequeños el valor de cada uno como persona, y que nadie debe nunca pasar por encima de otra persona.

Un video muy corto, pero a su vez tan rico en enseñanzas para ti y para mí, porque sea cual sea tu edad, tu situación actual, nunca estará de más recordar lo especial que eres, cuál es tu propósito en este mundo y que en medio de cualquier dificultad siempre tendrás junto a ti a tu guardián que no duerme ni descansa (Sal 120).

Hoy y siempre debe retumbar en tu corazón que eres un hijo muy amado por Dios. Descubramos juntos que nos quiere enseñar este pequeño pero importante mensaje.

«A imagen suya fuimos creados»

Fuiste creado a imagen y semejanza de Dios. Todas son criaturas del Señor, pero a ti y a mí nos hizo sus hijos. Al ser imagen de nuestro creador cada uno de nosotros estamos llamados a ser vivo reflejo del amor de este Dios infinitamente misericordioso. Estamos pues llamados a «tener los mismos sentimientos de Cristo» (fil 2,5). A amar como Jesús amó, a pensar como Jesús pensaba, a soñar lo que Jesús sueña para cada uno de nosotros.

Y dado que somos imagen de nuestro creador, nuestra misión es amar a nuestro prójimo, ser reflejo de un Dios infinitamente bueno y misericordioso, ser ese consuelo en medio de tanto dolor, ser luz en medio de las tinieblas.

Si queremos ser reflejos de Dios, debemos tener presente que a nuestro alrededor muchos sufren. Muchos necesitan de una pequeña palabra de aliento nuestra, de un abrazo de consuelo, de una frase de apoyo. Ahí donde nos necesiten, estamos llamados a ser vivo reflejo de Dios.

Hoy es el momento de preguntarnos si estamos amando como Dios nos ama, si estamos siendo un vivo reflejo de su misericordia. Te animo a que sea este momento el punto de partida para que te sumerjas en el corazón de Jesús y aprendas a pensar como al maestro pensaría. Y, principalmente, a amar como Jesús nos ha amado y nos ama a cada uno de nosotros.

Eres el dibujo perfecto de Dios

Como el video lo recuerda, debes tener siempre presente: eres único. Estoy seguro que cuando Dios pensó en ti sonrió. El mundo no sería lo mismo si faltaras tú, tus virtudes, tus fallas, tus caídas, tus logros, tus aprendizajes son demasiado valiosos para Dios y para el mundo entero.

Aun si has cometido errores, si no has logrado lo que te has propuesto, debes recordar que Dios todavía cree en ti, y movido por esta certeza debes tú siempre creer en ti mismo, si te lo propones puedes conquistar el mundo entero, si lo decides y dejas al Señor caminar junto a ti vas a ser parte de una auténtica revolución de amor, una revolución en la cual serás luz en medio de las tinieblas y serás reflejo de aquel que hasta el extremo te ha amado.

Florecer exige pasar por todas las estaciones

Una planta, antes de florecer, debe pasar por todas las estaciones. Debe crecer, incluso a veces debe sortear inclemencias climáticas. Pero, llegada la hora florece de la manera más hermosa. Es necesario que tú y yo, pasemos todo tipo de obstáculos y dificultades. En la consecución de nuestras metas y anhelos, sin embargo, junto a nosotros está el más fiel de los jardineros, Dios, quien cuida de cada uno de nosotros de manera única y especial.

De todo lo que vivimos podemos aprender, de cada error, de cada falla, cada decisión, definitivamente nos va a enseñar, y nos dará la capacidad de ser mejores. Estoy seguro que de la mano de Dios, y sumergidos en las entrañas de su misericordia, seremos capaces de cada día asemejarnos más a Él.

Recuérdalo, eres único, eres especial, eres extraordinario. Es en el amor y en la misericordia de Dios que está el gran valor que tenemos. Ni la más grande adversidad podrá separarte del infinito amor de nuestro Señor.