”banner_academia”

Hace unos días me vi «El cuaderno de Tomy» (disponible en Netflix). Y ya me habían advertido que era una película sobre eutanasia.

Honestamente en esos días no tenía muchas motivaciones para ver una película sobre el tema, había tenido una dolorosa experiencia reciente con una paciente a la que otros médicos le habían aplicado la eutanasia.

Sin dejarme llevar por prejuicios me decidí a verla y me pareció que definitivamente vale la pena conocer esta historia. Rescato la manera cómo representan una situación muy real.


”banner_academia”

Sin embargo, creo que sí es importante tener en cuenta algunos aspectos para tener mayor crítico y no dejarse confundir por algunos conceptos que se mencionan allí.

Una breve sinopsis de «El cuaderno de Tomy» 

Basada en una historia real, la producción cuenta los últimos días de María Vásquez, una argentina que tiene un cáncer que progresa hasta el punto de que ya no es posible ofrecerle tratamientos distintos a los cuidados paliativos.

Es internada en una clínica por empeoramiento de sus síntomas y cada vez está más debilitada. Cuenta su día a día en Twitter, haciendo que su historia sea famosa.

Y mientras pasa sus últimos días en la habitación de una clínica, va escribiendo además un cuaderno que quiere dejar como legado a su hijo Tomy, de cuatro años.

Hay un momento importante en el cual María manifiesta el deseo de no sufrir más, se siente preparada para morir. Entonces plantea la posibilidad de que se le practique una sedación terminal programada.

La idea abre un debate importante entre su esposo y el personal médico, poniendo en consideración la mejor opción para aliviar su sufrimiento, pero también llevando a la reflexión desde los aspectos médicos.

En este artículo quiero mencionar algunas características importantes de los personajes principales de «El cuaderno de Tomy» y a partir de ello proponerles reflexiones concretas.

¿Qué pasa con María?

Ciertamente su papel es central, toda la trama gira en torno a ella. Es interesante ver a una persona que a pesar de tener consciencia de padecer una enfermedad incurable y saber que el tiempo de vida que tiene es corto, se muestre en varias ocasiones con buena disposición.

María es bromista, abierta y libre para expresar sus deseos.Su preparación para morir parece transcurrir en calma, incluso con una actitud desapegada. Tiene este espíritu a pesar de no evidenciar una apertura tan clara a su vida espiritual y a la fe.

Es comprensible, sin embargo no todo es tan fácil de llevar. Especialmente siendo madre de un hijo tan pequeño y al cual desearía haber acompañado por más tiempo.

Redactarle un cuaderno que contiene todo lo que ella le quiere expresar es una manera de aliviar esta pena y de llenarse de esperanza.

Sus pocos días van teniendo el propósito de poderlo terminar, y es cuando lo culmina que experimenta que ya no le faltaría nada más para poder morir. ¿Te has puesto a pensar en todas esas cosas que te gustaría hacer antes de morir?

Federico y su dolor

Federico es el esposo de María y definitivamente su presencia y disponibilidad para acompañarla día y noche es admirable. Es un hombre generoso, abnegado, dispuesto a sacrificarlo todo por su esposa.

Es comprensible que al ver el sufrimiento de María él exprese frases como: «ella no se merece vivir esto», «es una tortura, no puede seguir así», «no puedo verla sufrir así».

Lo que muestra claramente que ante una enfermedad tan grave quien sufre no solo es la persona que la padece sino sus seres más cercanos.

Su deseo de hacer lo mejor por María, lo lleva a luchar por un propósito, el que su esposa tenga la muerte que ella desea. Tranquila, en paz, sin sufrimiento, y con este fin pudiera incluso acceder a cualquier medio.

Por ello en un momento está incluso dispuesto a ser él mismo el que le aplique un fármaco que ponga fin a su vida. Está muy bien representado su dolor, su cansancio, su desesperación al ver el sufrimiento extremo de su esposa.

Vale la pena preguntarnos: ¿qué haríamos nosotros en este caso?, ¿qué sentirías tú si estuvieras en el lugar de Federico?

¿Qué nos enseña la médica?

Su presencia a lo largo de la película no es tan aparente, pero es crucial para dar las luces esenciales que se necesitan para asumir con juicio crítico y ético una situación como la de María.

Esto sucede particularmente en una escena en que es confrontada por Federico para que autorice las condiciones necesarias para que María pueda acceder a la sedación programada.

Ella menciona: «No estoy dispuesta a cruzar ciertos límites, los que me ponen mis convicciones. La vida es sagrada aun, aun en las condiciones de María. Yo puedo matar el dolor no a la persona, por eso elegí ser médica».

¡Qué buena y a la vez sorprendente respuesta, la vida es sagrada siempre! La médica representa una postura equilibrada, entre el profesionalismo y la ética, que sin dejar de sentir compasión y empatía con el sufrimiento no pierde de vista el norte.

El hecho de que no esté de acuerdo con esta práctica contraria a la ética médica no quiere decir que no tenga un corazón sensible al dolor. Pues encuentra que hay otros caminos para ayudar, como son los cuidados paliativos. 

La postura del personal médico de la clínica

A lo largo de las semanas, los profesionales de la clínica se van encariñando con María. Reconocen que su historia ha trascendido gracias a su testimonio en los medios de comunicación.

En el momento en que se hace la solicitud para una sedación terminal concuerdan que en la institución si bien otras veces lo han hecho, en esta ocasión existe el temor de generar confusiones.

¿Y por qué? Porque María es una figura pública y esto podría poner en riesgo la imagen de la clínica. Por ejemplo, por malas interpretaciones sobre la posibilidad de que se haya  hecho una eutanasia encubierta.

Es llamativo cuando uno de los jefes médicos le aconseja a Federico que lleve a María a casa y que igual busque los medios para conseguir la práctica de la sedación.

Le dice «si fuese mi mujer» yo haría esto. Finalmente tiene una actitud de no querer asumir una postura por miedo a lo que pueda pensar el resto.

Propuesta para reflexionar

«El cuaderno de Tomy» me recordó lo importante que resulta entender cada concepto. En especial las distinciones sobre lo que es una sedación con fines paliativos y la eutanasia. Creo que los criterios más relevantes para hacer la distinción están en la finalidad y en los medios que se utilizan.

La eutanasia es una acción que ocasiona la muerte de una persona al aplicar un conjunto de fármacos para que, en pocos minutos, sin dolor y sin consciencia la persona deje de vivir.

Lo realizan profesionales de la salud. Si bien en muchos países empieza a legalizarse y a despenalizarse su práctica, nunca dejará de ser una mala práctica, va en contra de los principios éticos del quehacer médico.

La sedación paliativa por otro lado, es un recurso para disminuir la conciencia con medicamentos sedantes. Se requieren especialmente cuando por otros medios no se ha podido aliviar el dolor o el sufrimiento en un momento de enfermedad terminal.

No se busca acelerar la muerte, solo permitir que la transición de la vida a la muerte sea menos tormentosa.

Pero insisto, sin que la muerte sea el objetivo principal. No es que sea necesaria en todos los casos de enfermedad, y generalmente se da en las últimas horas o pocos días antes de la muerte.

Aclaremos conceptos

Quiero aclarar que esta sedación que acabo de mencionar es diferente a la que se propone en un momento en la película.

La que llaman sedación terminal o «compasiva» (que es un término que confunde, porque bajo el pretexto de hacer un acto de amor, se está cayendo en una práctica errada).

Se trata de disminuir la consciencia, pero no necesariamente responde a que el sufrimiento sea extremo, sino como un recurso que se programa cuando la persona no quiere sentir más sufrimientos, y quiere «descansar».

Además cuando siente que no tiene nada que hacer antes de llegar la muerte (como el caso de María). Esta puede llevar a que la muerte tome varios días y por lo tanto se tenga que recurrir a otras medidas que no son éticas y apropiadas para que la muerte se presente.

Como por ejemplo aumentar la dosis de los sedantes para llevar a un fin de la respiración o retirar la hidratación. En otros términos, es una eutanasia encubierta.

¿Cuál debería ser la mejor propuesta en estos casos?

La propuesta médica adecuada entonces cuando haya alguien enfermo de gravedad donde la curación no es posible y la vida se va acortando son: los cuidados paliativos (aquí puedes encontrar más información).

Buscando aliviar el sufrimiento físico, pero también psicológico y espiritual del enfermo y su familia. Ayudando a que cuando llegue el momento de morir sea en paz y respetando la dignidad de esta persona.

Espero que estas reflexiones sobre «El cuaderno de Tomy» te hayan servido. Déjanos saber en los comentarios qué opinas si ya la viste, qué te llamó la atención o qué te sorprendió de la película.

«El cuaderno de Tomy»: reflexiones sobre la eutanasia