«La Navidad de Angela» es la película perfecta para que los más pequeños (también los grandes), comprendan el verdadero significado de la Navidad. A veces le insistimos a los más pequeños que la Navidad no se trata solo de adornos y regalos, aunque sea lo único que vean en todas partes, y no encontramos la forma de hacerles entender que ese «verdadero significado» en realidad, se trata de acoger a Jesús en nuestros corazones.

¿Cómo es eso de acoger al Niño Jesús?, ¿cómo puedo hacerle entender a mis hijos que los regalos no son nada comparado con tener al Niño Jesús en brazos? «La Navidad de Angela» además de ser una película corta (dura solo 30 minutos) es supremamente conmovedora.



La historia se centra en una familia pobre compuesta por una madre y cuatro pequeños que se alistan para asistir a la misa del 24 de diciembre. El frío de la noche hace que Angela se pregunte ¿cómo puede estar el Niño Jesús en pañales?, ¿no se estará congelando?, ¿no estaría mejor con una mantita o con alguien que lo abrace? A partir de ese momento, Angela emprende toda una aventura para lograr que el Niño Jesús encuentre un lugar cálido y confortable.



La película se acaba de estrenar en Netflix, esta doblada y además tiene subtítulos. La inocencia de Angela, nuestra protagonista, es la fiel muestra de un corazón puro, bondadoso y desbordado de amor. Tal vez a todos nos hace falta preocuparnos como ella, por encontrarle un lugar cálido al niño Jesús. ¡Estoy segura que van a amar esta película! Estas son dos frases de «La Navidad de Angela» que me parecieron hermosas y sirven para reflexionar:

¿Por qué nadie quiso arropar ese cuerpecito? Seguro no te estás quejando porque no quieres que tu mami se enfade

¡Cuanta dulzura! Angela mira conmovida al Niño Jesús en el pesebre, le habla en voz baja para que nadie se de cuenta que está allí. Cree que la idea de tenerlo en pañal sobre una cuna de paja, es simplemente cruel. ¿Si el Niño Jesús es el centro de la Navidad, por qué está ahí tan solito?

La inocencia de Angela la lleva a deducir, que el Niño Jesús no llora ni se queja para que su madre, María Santísima, no se enfade con él. ¡Qué idea más dulce y conmovedora!

Entre los festejos y los afanes de esa noche, olvidamos posar nuestra mirada en el pesebre. Nos centramos en los invitados, en que la mesa esté perfecta y los regalos bien empacados. Esta Navidad, invita a tu familia a contemplar en oración al Niño Jesús en el pesebre. Dejémonos contagiar por la inocencia y dulzura de Angela, quien en toda la noche jamás se preocupa por los regalos, sino por lograr que el Niño Jesús encuentre el mejor lugar para pasar la noche.

La familia se protege en la tormenta, causa alegría donde hay tristeza y calor donde no lo había

En un conmovedor recuerdo que tiene la madre, todos se juntan en la cama para darle calor a Angela, quien para ese entonces es una bebé recién nacida. La fría noche debilita a la mujer que acaba de dar a luz y le hace pensar que sin fuego en la chimenea no lograrán sobrevivir, pero en un giro inesperado de bondad y amor, el hijo mayor se acerca a su madre y sus hermanos para que el frío se aleje.

Esta escena representa a todas nuestras familias y al poder infinito que tenemos cuando decidimos trabajar juntos por un bien común. También es un reflejo de José y María, quien en medio de la pobreza, el rechazo y el frío, logran darle al Niño Jesús un cálido lugar en el pesebre.

Seguro esta Navidad será muy distinta para sus chiquitos si ven esta película. Es tierna, conmovedora, inspiradora y sobre todo, llena de verdad. «La Navidad de Angela» le permitirá a los niños comprender mejor cuál es la importancia de contemplar al Niño Jesús en el pesebre. A los más grandes nos recordará el verdadero significado que tiene la noche de su nacimiento y todos sin duda, nos hará desear tanto como a Angela, tener a nuestro Dios en brazos, en nuestro corazón, cálido y a salvo.