”biblia_cuadrado273”
”biblia_cuadrado273”

Sucede algo muy lindo cuando estamos enamorados. Sin darnos cuenta empezamos a orar por nuestro novio o novia. En el silencio o murmullo de la oración le contamos de nuestra pareja a Dios. Le pedimos que lo proteja, que le permita cumplir sus sueños, que todos sus proyectos y anhelos se cumplan, que goce de buena salud. Le rogamos a Dios que nos permita a ambos seguir amándonos.

Es muy hermoso darse cuenta que el amor también nos impulsa a querer que a la otra persona no le falte nada. Esta es una oración que puedes ofrecer el día de hoy, o en cualquier momento que tengas destinado para la oración.

«Señor, hoy quiero agradecerte por la vida de mi pareja (pronuncias su nombre) y por la oportunidad que nos das de estar juntos. Gracias por ese pequeño instante en el que nos conocimos, en el que nuestra mirada coincidió, en el que estrechamos por primera vez nuestras manos, y pronunciamos nuestros nombres.

Gracias por todos los recuerdos que hemos construido hasta hoy. Por las sonrisas y los besos, los abrazos y las palabras de aliento. Gracias porque desde que el/ella llegó a mi vida, me siento más alegre. Permíteme amarlo tal y como es, amar su sencillez, sus dones, sus defectos y tropiezos. Ayúdame a amarlo como tú quieres que lo ame.

Haz que nuestro amor esté libre de egoísmos y rencores. De mentiras o engaños, de oscuridad o aburrimiento. No permitas Señor, que la rutina opaque nuestros sentimientos o que algún día su sonrisa o sus caricias ya no me parezcan suficiente.

Llena mi corazón de la dulzura de María y la paciencia de José. Enséñame a ser amoroso, bondadoso y servicial. Que el/ella encuentre en mi, un pedacito de tu amor. Que en los días de sombra y frío, yo sea su cobijo. Que cuando la tristeza y la decepción lleguen a su corazón, yo esté ahí para reconfortar. Que mis ganas de amar, sean más grandes que mis ganas de abandonarlo todo. Alimenta nuestro amor, si es esa tu voluntad e indícanos el camino que nos tienes destinado. Amén.»


”biblia_cuadrado273”