Una vez más ya estamos en Cuaresma. La época del año donde nos toca «sufrir» un poco. Hacer sacrificios, dejar cosas, renunciar. Pero, ¿realmente Cuaresma es esto? ¿Cuál es el sentido de la Cuaresma? ¿Por qué y para qué hacemos todas estas cosas?

Otra vez Cuaresma, algo más que sufrimiento

otra vez cuaresma

Según Google la Cuaresma «Se trata del momento previo y de preparación para la Pascua» ¿Para la Pascua? Es que realmente creo que seguimos sin entender nada. ¡La Cuaresma son 40 días como preparación para recibir vida! Y no solo «vida»sino ¡la Vida de Dios, la vida de quién es la Vida misma!

Me estoy adelantando demasiado y para llenar estos días de sentido creo que es muy necesario recordar una cosa: Nosotros no seguimos una doctrina, ni una serie de creencias, ni una ideología ¡Nosotros seguimos a una persona, Jesús de Nazaret! ¡Es que eso no se nos puede olvidar jamás como cristianos!

Cuando el amor te ve

otra vez cuaresma

Para adentrarnos un poco más les quiero compartir una de mis canciones cristianas favoritas, se llama «When Love Sees You» (Cuando el amor te ve) de Mac Powell, puedes ver el video con la letra aquí.

Una de las cosas que más me gustan de la canción es lo personal que es. Al escucharla podemos percibir a un Jesús humano que se relacionó con cada uno de sus apóstoles personalmente.  Dentro de sus apóstoles «cabemos» nosotros, cuando caemos, cuando dudamos, incluso cuando traicionamos a Jesús.

Es muy fuerte ver la postura de Jesús ante esto. A Él no le da ni asco ni rechazo nuestra miseria ¡Le da ternura! Nos quiere acoger, así como somos y nos lo repite: «Yo he venido para que tengan vida y para que la tengan en abundancia».

Jesús es una persona

otra vez cuaresma

Y lo estamos siguiendo a Él y lo amamos a Él. A nada ni a nadie más, solo a Él. Es Él, Dios hecho hombre, quien nos viene a querer muchísimo, acogernos tal como somos, nos viene a redimir y ¡nos viene a dar Su Vida!

Cuánta sed tenemos de esto, de plenitud, de una vida al 100% vivida ¡Todos queremos más vida! Pero como dice San Agustín:«Debes ser vaciado de lo que estás lleno para ser llenado de lo que estás vacío»

¡Para eso son estos 40 días de preparación! ¡Para vaciar el corazón de todo lo que no sea Él! ¡Y por eso es por lo que dejamos cosas, hacemos sacrificios, renuncias! ¡Para elegirlo a Él! ¡Para elegir Vivir!

¡Así que si! Otra vez Cuaresma, pero no para sufrir. ¡Otra vez 40 oportunidades nuevas para preparar el corazón y recibir más vida!

Ojalá que este año la Cuaresma no pase desapercibida, ojalá que llenemos estos 40 días de sentido. Que no despersonalicemos nunca el «por qué», o más bien, por QUIÉN hacemos lo que hacemos.

¡Que en estos 40 días de preparación Jesús sea el centro! ¡Y que lo que sea que elijamos «hacer» como preparación para recibir la Vida, que sea porque lo queremos recibir a Él!

Artículo escrito por Sofía Carreón Allande

otra vez cuaresma