Es muy común que las personas nos pregunten en la Iglesia qué hacer cuando sienten que Dios no les está escuchando. Algunos tienen esta sensación porque están pasando por dudas de fe, otros porque han orado por mucho tiempo y no ven respuesta y otros porque en medio de la inmediatez de este mundo, no tienen paciencia…

Quiero compartirte estos consejos que me han servido cuando paso por una situación similar y que muy seguramente pueden servirte a ti también. Pero antes de empezar, solamente quiero pedirte que nunca dejes de orar, aún si sientes que no eres escuchado.



Espero que estos consejos te sirvan para no olvidar que Dios siempre está dispuesto a escucharte, y te recuerdo, ¡nunca dejes de orar! 😉