Nadie puede estar seguro de vivir para siempre. Darle largas a nuestra reconciliación con las personas que nos aman puede ser algo de lo cual arrepentirse mucho.

 


El artículo continua después de la publicidad:


Publicidad: