”banner_academia”

Cuando éramos niños nos enseñaron que para cruzar la calle había que parar, luego mirar que no viniera ningún carro y finalmente cruzar. «Parar, mirar, andar».

Tres simples palabras que encierran un gran significado y sentido si las aplicamos a nuestra vida y aprendemos a ver el mundo con calma, sorpresa y gratitud. 

En el siguiente video TED, Brother David Steindl-Rast, monje benedictino y erudito interreligioso de 94 años, nos habla sobre un tema que todos tenemos en común: la felicidad.


”banner_academia”

Su conferencia «¿Quieres ser feliz? Sé agradecido», nos da algunas pautas que nos ayudarán a practicar el ejercicio tan importante de la gratitud para ser felices. ¡Tienes que ver el video completo!

«Parar»: para no perdernos las oportunidades

Hace unas semanas estaba regresando a casa en bicicleta con mi esposo y le dije que quería ir despacio para poder disfrutar del atardecer y sus colores durante todo el camino.

Ese día el cielo estuvo espectacular (de esos que te elevan el alma y sientes una paz muy fuerte) y pensaba, cómo no estar agradecidos con el simple hecho de existir.

Con poder contemplar las pequeñas cosas que Dios nos regala en su sencillez y grandeza al mismo tiempo. Fue un momento muy lindo de contemplación.

Muchas veces vamos con prisa durante la vida. Estamos corriendo, no paramos y perdemos las oportunidades que se nos dan porque no hemos aprendido a percibirlas, identificarlas, verlas o escucharlas.

Hemos dejado de entrenar nuestra sensibilidad para poder ver la belleza simple que nos rodea. 

La rutina del día a día, los quehaceres, el exceso de información, el trabajo, las redes sociales y tantos otros estímulos que vienen del exterior nos llenan de bulla e impiden que tengamos un momento de silencio y contacto con nuestro interior.

Tenemos que aprender a parar y lograr quietud en nuestra vida. Hacer un alto, aunque sea de unos minutos, y poder darnos cuenta del momento presente que estamos viviendo. Conectar con este en todos nuestros sentidos y también con nosotros mismos. 

Te has preguntado ¿qué cosas pequeñas pasan muchas veces desapercibidas a tu alrededor?, ¿qué te impide hacer un alto durante el día?

«Mirar»: para disfrutar todo lo que se nos ha dado y asombrarnos

Hay una frase de Albert Einstein que me gusta mucho: «Observa profundamente la naturaleza, y entonces entenderás todo mucho mejor»

Luego de parar es importante mirar, observar, contemplar lo que hay a nuestro alrededor. Como cuando éramos niños, no debemos perder nuestra capacidad de asombrarnos y maravillarnos de las cosas sencillas que vemos.

El día, la noche, las estrellas, las flores, los animales, un atardecer, escuchar el mar, sentir el aire en nuestras caras, ver el mundo con colores.

Disfrutar de los sabores de la comida, el cariño de una persona, una sonrisa, un gesto, una mirada y tantos ejemplos que podría enumerar. 

A veces damos por sentado muchas cosas en nuestra vida y dejamos de maravillarnos por el simple hecho de estar vivos y poder gozar de toda la riqueza de la naturaleza que se nos ha dado. 

Nuestra vida es un don, es decir, un regalo que se nos da. Y el simple hecho de existir ya es algo por lo cual debemos estar agradecidos. 

«Andar»: siendo conscientes de cada momento que la vida nos regala y disfrutar

Una vez que hemos descubierto e identificado las oportunidades que se nos dan, que se nos regalan, luego de parar y mirar es importante andar, ¡hacer algo!

¿Y qué podemos hacer? Para andar debemos reconocer lo que la vida nos ofrece en el momento presente, hacernos conscientes y agradecer por este.

Como diría el protagonista de nuestro video, David Steindl-Rast: «Debemos aprovechar las oportunidades que se nos dan. Si no tuviéramos ese momento presente, no tendríamos la oportunidad de hacer nada o experimentar nada».

Además, es importante también hacer algo por los demás… recuerda «hay mayor felicidad en dar que en recibir». 

¿Qué te ofrece la vida en este momento presente?, ¿qué oportunidades se te presentan?, ¿cuáles son las cosas por las cuáles puedes agradecer? 

Vivir agradecidos, experimentar la gratitud, ser conscientes de que cada momento dado es un regalo, es un gran paso que nos ayuda a estar en paz con nosotros mismos y poder construir un mundo más feliz.

Hay un curso online muy bueno que te puede interesar si quieres profundizar más en este tema. Se llama «Ciencia del Bienestar y Vida Espiritual», ¡puede ser de gran ayuda!

Y como pregunta final: ¿cómo podemos ser felices? La respuesta será: estando agradecidos. Cuando se cultiva la gratitud aparece la felicidad.

Ser agradecido: el secreto para alcanzar la felicidad