Te presentamos un video sencillo y corto, pero muy conmovedor. Está ambientado en época navideña y nos recuerda uno de los significados más importantes de esta hermosa fiesta. 

Luego de visitar a los abuelos, la familia de una niña parte de vuelta. Estos quedan nuevamente solos en una escena que logra transmitir ese ambiente de silencio, calma y ausencia que sigue a las despedidas. Sin duda, la vida es más alegre y bonita cuando estamos todos juntos.

Un gesto de amor lo cambia todo

A ojos de la niña su osito es feliz trabajando en el campo, interactuando con los animales, siendo bañado, se acuesta y come. Es enternecedor ver cómo el amor es capaz de transformar y llenar de luz y alegría la vida de un abuelo que hubiera vuelto a su rutina monótona, pero se esmera en hacer cosas, que algunos podrían llamar hasta ridículas, por evitar que su nieta sufra.

Como dice la canción «You are my sunshine», de Johnny Cash, que suena de fondo en el video: «You make me happy when skies are gray» (Me haces feliz cuando los cielos están gris). El amor, como al abuelo, es capaz de renovar la vida de todos los seres humanos llenándola de sentido y energía. 

El regalo más grande eres tú

El anciano entiende que el osito de peluche debe volver con su dueña para seguir haciéndola feliz y decide enviárselo envuelto como sorpresa de navidad. Lo curioso es que, al abrirlo, vemos que la niña no se alegra, sino que se entristece porque entiende que con ella el oso ya no tendría la magia que le daba su abuelo y que, finalmente, su abuelo estaría ahora ausente.

¿Qué hace? Manda el peluche de vuelta donde el abuelo expresándole, en últimas, que lo prefiere a él por sobre cualquier regalo, tal y como dice la célebre canción navideña «All I want for Christmas is you» (Todo lo que quiero para esta Navidad eres tú).

¿Qué mensaje nos deja este video, especialmente para este tiempo de Navidad?

Que las personas somos lo más valioso en la vida. El sentido de un regalo debe ser simbolizarnos. La intención de cada corazón debería ser algo como: «Recibe este regalo como representación del don que quiero ser en tu vida». 

Así, un detalle puede hacer presente, finalmente, a alguien, especialmente a los más tristes, a los que se sienten solos, los que están pasando por momentos de angustia.

Muchas veces lo que uno necesita es saber que es amado y que es importante para los demás. Se trata, en el fondo, de hacer extensivo entre nosotros el amor de aquel que nos amó primero y que para hacerse más presente en nuestras vidas nos envió como el mejor regalo de todos a su propio Hijo, nacido de María para nuestra plena felicidad.