«¿Y cómo se conocieron?». Esta es una frase que seguramente habrás escuchado o pronunciado cuando alguna pareja se encuentra con algún «curioso» (en el buen sentido) ávido de escuchar una historia de amor. El amor de Dios también tiene sus anécdotas, ¿te has puesto a pensar?

El amor de Dios transforma

Sí, cada uno tiene un camino de amor particular con Él. Algunos han tenido una vida cercana a Dios desde niños (¡felices de ellos!). Otros han chocado con el Señor en algún momento inesperado (hay tantos testimonios impresionantes).

Pero todos tienen en común un encuentro personal, en el que toman una consciencia más fuerte del amor de Dios. Después de ese momento… ya no somos, no podemos, ser los mismos.

Sobre esto, quiero compartirte una canción preciosa, de Matt Maher, a partir de una frase de la serie The Chosen: «I was one way, but now I am different» (Yo era de una manera, pero ahora soy diferente).

«Yo era de una manera, pero ahora soy diferente»

Dios hace nuevas todas las cosas, a nosotros también. Hay un momento de deslumbramiento en el que comprendemos – algunos con mayor intensidad que otros – este amor de Dios.

Sabemos que la cosa no acaba ahí, que puede haber tropiezos (o caídas) y que el punto está en levantarnos, pedir perdón, retomar la lucha.

Sin embargo, tal vez esto lo sabemos «de teoría», porque un desliz puede sorprendernos y abrir una nueva herida.

Por eso es importante entender, con claridad y humildad, que estamos heridos por el pecado original. El entendimiento de esto no puede ser solo «de teoría»: somos amados, llamados a amar, pero con una necesidad interminable de rectificar.

Mientras no nos quedemos en el piso, no significa que seamos «los de antes». Seguimos siendo «diferentes», nuevos… con pruebas y batallas (naturales), que no deben desanimarnos. Porque puede ser fácil interpretar la caída como «vuelvo a lo mismo, no he cambiado nada, ¿valen la pena estos intentos de ser diferente por Él?».

No solo valen la pena, sino que pueden ser una oportunidad más para que, al levantarnos, pongamos un pie en un peldaño más alto, más cerca de Dios.

El Padre está dispuesto a tendernos la mano cuando caemos y sostenernos en esa subida; cuando vivamos una nueva ocasión de crecer en humildad, en abandono, en confianza, entendiendo que solos no podemos nada. Y Dios no nos pide que podamos solos.

Lo dijo Él mismo, para que no queden dudas: «El que está unido a mí, como yo estoy unido a él, dará mucho fruto. Si están separados de mí no pueden hacer nada» (Jn 15:5). Si Él lo dijo, creámosle.

Te comparto una cita que creo que puede ayudarnos a entender mejor esto:

« (…) No es exagerado decir que toda nuestra vida cristiana es una continua conversión. La conversión no es, como algunos imaginan, una condición previa para la vida cristiana, una especie de antecámara a través de la cual nos introducimos en el Reino: es la condición permanente para una vida cristiana, la transformación radical y nunca acabada que tiende a hacer de nosotros hijos de Dios» (El hijo pródigo, Georges Chevrot).

El amor de Dios convierte «huérfanos a hijos»

Sí. De todo lo creado, hemos sido escogidos por Dios para ser hijos suyos, como escuchamos en la canción. Muy amados. Esto lo sabemos como algo aprendido en la catequesis de los domingos, pero si meditamos en ello con fuerza… es algo inmenso. Da vértigo. ¡Es muy loco! Si no lo creemos así, es que no lo hemos entendido del todo.

Como escribió Henri Nouwen: «Por raro que suene, Dios desea encontrarme tanto, si no más, como yo deseo encontrar a Dios». Porque, hablando estrictamente, Él «no nos necesita». Pero «ha querido necesitarnos», si se puede decir de alguna manera.

Es un misterio que nos haya dado una condición tan alta, invitándonos a ser plenamente felices. Divinizados, participando de su misma naturaleza, gracias al Hijo.

Esta verdad cala hondo. Define quiénes somos, cuál es nuestro propósito, nuestra vida misma. Y la «conversión» es la clave para que esto tenga lugar: ir transformándonos, verdaderamente, en hijos.

«¿Qué es en realidad la conversión? “El Reino de los Cielos está aquí”, decía Jesús, “convertíos”, lo cual se traduce con frecuencia por hacer penitencia”; pero la traducción fiel del griego, que corresponde además a la expresión hebrea equivalente, es la metanoia, el cambio total de la persona entera, de la inteligencia, del corazón, de la voluntad; una verdadera transformación, una conversión» (El hijo pródigo, Georges Chevrot).

Letra de la canción

From death to life (De la muerte a la vida)
From darkness to a shine (De la oscuridad a un brillo)
From fear to a peace (Del miedo a la paz)
I can’t explain (Que no puedo explicar)
From doubts to a hope (De la duda a la esperanza)
Holding on and letting go (Aguantar y dejar ir)
Of all the empty promises of shame (De todas las promesas vacías de vergüenza)

This is my song (Esta es mi canción)

I was one way (yo era de una manera)
But now I am different (Pero ahora soy diferente)
There was a clear change in (Hubo un claro cambio en)
A Holy collision (Una colisión santa)
Who I was (Quien era yo)
And who I’ll forever be (Y quien seré por siempre)
And He was the in between (Y Él era el intermedio)

From orphan to Your child (De huérfano a tu hijo)
From a stone to running wild (De una piedra a correr salvaje)
From a seed in the ground (De una semilla en la tierra)
To breaking out (para romper)
From a mess to a mes (De un lío a un lío)
A blessing to a blessing (Una bendición a una bendición)
A sea of failures bearing testimony (Un mar de fracasos dando testimonio)

This is my song (Esta es mi canción)

I was one way (yo era de una manera)
But now I am different (Pero ahora soy diferente)
There was a clear change in (Hubo un claro cambio en)
A Holy collision (Una colisión santa)
Who I was (Quien era yo)
And who I’ll forever be (Y quien seré por siempre)
And He was the in between (Y Él era el intermedio)

Love stretched out (Amor extendido)
On a tree screaming out (En un árbol gritando)
So that I could say (Para que yo pudiera decir)
You’ve not forsaken me (no me has abandonado)

You’re the first and the last (eres el primero y el ultimo)
My future and my past (mi futuro y mi pasado)
Who I was (Quien era yo)
And who I will forever be (Y quien seré por siempre)
You are the in between (Eres el intermedio)

I was one way (yo era de una manera)
But now I am different (Pero ahora soy diferente)
There was a clear change in (Hubo un claro cambio en)
A Holy collision (Una colisión santa)
Who I was (Quien era yo)
And who I’ll forever be (Y quien seré por siempre)
And He was the in between(Y Él era el intermedio)

You are the in between (Tú eres el intermedio)