”banner_academia”

La pornografía es un mal difícil de vencer, pero no imposible. Hace unos días, cuando me encontré con este artículo, se me vinieron a la mente cuatro cosas que estoy haciendo durante esta cuarentena y que estoy seguro te ayudarán a ti también a dejar de ver pornografía. 

¿Y por qué hoy es el mejor momento? Porque si aprendes a dejar la pornografía ahora, cuando pareciera ser el momento más difícil para hacerlo, te aseguro que tendrás un 75% de la batalla ganada. Es un fantástico momento, ¿no te parece?

Antes de comenzar con esta breve lista, te quiero contar un secreto para vencer en la lucha: no vamos a enfrentar a la pornografía de frente. Sería casi imposible. Lo que haremos será engañarla, sin que ella se dé cuenta. Y poco a poco se irá de tu vida porque la venciste mediante una estrategia poderosa en dos pasos: 1. La indiferencia y 2. Adquirir nuevos hábitos. 


”banner_academia”

 1. Agenda diaria

pornografía, «Yo también lucho contra la pornografía». Estas son 4 cosas que me han ayudado

Tal vez te suene tedioso o trabajoso. Tal vez estés pensando «esto no es para mí». Pero espera. Date una oportunidad. Nadie te pide que planifiques toda la semana, pero sí tu día. Como dice la famosa frase: «un día a la vez».

Empieza con un día y verás cómo pronto estarás fluyendo y con el hábito ganado. No existe persona exitosa que no sea organizada y disciplinada. Hay una frase que dice que el éxito corre detrás de la disciplina.

Tener ideado y planificado tu día te permitirá saber qué hacer en cada momento y aprovecharlo al máximo. De este modo, cuando llegues al final, te sentirás alegre de haber hecho lo que tenías planificado hacer.

2. Mi hora milagrosa

pornografía, «Yo también lucho contra la pornografía». Estas son 4 cosas que me han ayudado

Te quiero proponer un «ritual» de éxito. Es el ritual que ha llevado al éxito a grandes líderes y personas reconocidas. Es un secreto a voces que tuvieron y tienen muchas personas que llegaron a diferenciarse del resto de los mortales.

Consiste en dedicarle la primera hora del día a la persona más importante: tú. Porque si tú estás bien, todo el mundo estará mejor. Si empiezas bien el día, es más fácil que sea bueno y puedas afrontar los retos de la mejor manera posible.

¿En qué consiste esta hora milagrosa? En realizar ciertas actividades que te permitirán empezar el día con calma y centrado en lo esencial. Lo describiré brevemente a continuación, dedícale entre 10 y 15 minutos a cada una:

— Respiración y silencio: estos primeros diez minutos son para que, sentado y con los ojos cerrados, puedas realizar un ejercicio de respiración en silencio, que te calmarán y disminuirá la agitación de tu mente y corazón. Al principio puede que te cueste un poco, pero no dejes de intentarlo

— Lectura Bíblica o espiritual: diez minutos de lectura de la Palabra de Dios o un texto espiritual. Consulta con un director espiritual o una persona con experiencia que pueda sugerirte algún libro. La clave aquí no es la cantidad sino la calidad de la lectura. Hazlo lento, de manera reflexiva. Te recomiendo «La paz interior» de Jacques Philippe.

— Diario de agradecimiento: ¿Te suele suceder que pasas por alto cosas que no todo el mundo tiene? ¿Te sucede que te enfocas en lo que te falta? Agradecer diariamente de manera escrita estar vivos, poder ver, oler, sentir y escuchar, poder tener un techo y comida son cosas que no debemos pasar por alto.

Una persona que agradece las cosas pequeñas del día a día es una persona feliz, porque está enfocada en la abundancia de la vida y la sabe valorar. Dedícale 10 minutos a agradecerle a Dios por todas las bendiciones que tienes en tu vida y verás cómo tu mundo empieza a brillar. No por nada la misa es acción de gracias. 

— Palabras bonitas: las personas que cargamos con la cruz de la pornografía solemos no hablarnos bien. O somos muy autocríticos, perfeccionistas y lo que hacemos nunca es suficiente. Eso nos carga, nos frustra y nos lleva a la adicción.

Es por eso que el siguiente ejercicio es que tengas una lista de frases lindas y bonitas que te digas a ti mismo todos los días en voz alta. Puede que te sientas extraño al principio, pero funciona. Lo puedes hacer en la mañana y repetir en cualquier otro momento del día.

Estas frases se te van a ir grabando en tu mente para que cuando te ataquen pensamientos como «no sirvo», «no valgo», «nunca hago nada bien», tengas a mano frases positivas como «soy bueno en lo que hago», «los errores sirven para aprender y mejorar», «soy linda/lindo», «hoy va a ser un gran día», «cada día estoy mejor», etc, Sé creativo, ¡ah! y me olvidaba: cuando las digas, hazlo sonriendo. 

— Visualización: nuevamente sentado y con los ojos cerrados, vas a imaginar todo lo que vas a hacer en el día. Vas a crear en la mente tu día. Cuentan, por ejemplo, que el nadador Michael Phelps visualizaba sus carreras dos horas por día.

Sabía de memoria sus brazadas y el largo de la piscina. Tanto es así que en un Juego Olímpico le entró agua a sus lentes, quedando imposibilitado de ver. Ganó la competición porque sabía qué tenía que hacer en cada momento. La visualización sirve para aumentar la efectividad en las cosas que harás durante el día. 

3. Haz algo que te resulte incómodo

pornografía, «Yo también lucho contra la pornografía». Estas son 4 cosas que me han ayudado

Dentro de las actividades que te propongas realizar, ponte un desafío diario. Algo que te incomode hacer. El poder hacerlo y vencer tus límites te hará sentirte bien. Cuando te sientes bien, no vas detrás de la pornografía.

Te doy algunas ideas pero te invito a la creatividad: cocina un plato para tu familia, llama a un amigo o familiar con el que estés distanciado. Dedica un tiempo a hablar con alguien de tu casa, pregúntale cómo está. Ofrécete silenciosamente para limpiar una parte de la casa. Estoy seguro que ahora se te pasan por la mente muchas cosas que no te gusta hacer. 

4. Ten un hobby o elige un propósito

pornografía, «Yo también lucho contra la pornografía». Estas son 4 cosas que me han ayudado

No voy a proponerte el típico ejercicio de «aprovecha ahora para hacer lo que venías posponiendo». Voy a ir un poco más allá. Te voy a proponer un ejercicio de interiorización incómodo para que analices si lo que vienes haciendo en tu vida te satisface o no.

Si eres de las personas que están en casa todo el día durante este tiempo, te invito a que aproveches unos minutos de tu día en analizar y responder tres preguntas que te voy a regalar. Si te animas a responderlas, podrás empezar a vivir cada día más alejado de la pornografía.

¿Por qué? Porque vas a empezar a vivir una vida con propósito, sirviendo a los demás y sintiéndote bien contigo mismo. Te recomiendo que anotes las respuestas. Y atención: es un ejercicio que te puede demorar varios días, poco a poco van a ir brotando de ti las respuestas. No te apures, si no las tienes, ya las descubrirás. Las preguntas son:  

— ¿En qué soy bueno?

— ¿Qué problema les puedo resolver a las personas?

— ¿A qué me dedicaría si el tiempo y el dinero no fuesen una preocupación?

Como te digo siempre, vuelve a leer el artículo las veces que sean necesarias. Y sobre todo, acciona. Espero que te sirvan para que puedas en esta cuarentena dejar la pornografía o por lo menos dar el paso de decidir dejarla. 

Artículo elaborado por Matías Conocchiari. 

Si quieres acceder a más contenido de Matías, visita su canal en YouTube y si deseas recibir tips a través de Whatsapp, puedes acceder a este link.

pornografía, «Yo también lucho contra la pornografía». Estas son 4 cosas que me han ayudado