”banner_academia”

¿Has pensado qué propósito tiene Dios para ti?, ¿qué es eso de «el llamado de Dios»?, ¿alguna vez has querido saber cómo realizarte personalmente?, ¿te has detenido a pensar en las repercusiones que genera en los demás, todo aquello que realizas en la vida?

Este tipo de preguntas se ven reflejadas en el video que te quiero compartir hoy. La vida de quien se siente llamado se ve sumergida en un sinfín de acontecimientos salvíficos, pero antes de comenzar a hablar de esto, veamos este capítulo de la serie «Contagiosos», de Infinito+1, protagonizado por Maribel, una profesora de religión fuera de serie. 


”banner_academia”

«El llamado» que Dios nos hace

Ahora que has visto el video, creo que puedes comprender un poco más sobre lo que te hablaba al comenzar: «El llamado». Pero ¿qué es eso?, ¿por qué hay personas que se sienten llamadas y dejan todo?, ¿el llamado es cosa de privilegiados?,¿puedo ser yo llamado para algo?

Miles son las preguntas que surgen alrededor de un tema tan grandioso como este, el ser llamados. Normalmente no es algo que puedas decir claramente como: «El jueves pasado a la 1:00 pm estaba sentado en el comedor y sentí que el Señor me llamó a…».

No digo que no pueda pasar, Dios tiene formas increíbles de llamar, ¡también debes déjate sorprender por Él! Pero lo más común es que el llamado o la vocación sea algo que se vaya descubriendo y discerniendo en la vida.

Es por eso que todos debemos tener los ojos bien abiertos, bajo la mirada de la fe se comienza a descubrir los signos vocacionales que hay ¡en todos!

Un momento ¿en todos? Sí, en todos, todos y cada uno de nosotros tenemos un llamado especial, el reto es descubrir cuál es esa misión particular. 

Hay un llamado para ti y para mí

Es por esto que no podemos creer que la llamada del Señor es un privilegio. No es algo de unos cuantos, es una gracia de la cual todos somos partícipes (desde que en libertad decidamos aceptar lo que Dios quiere para nosotros).

Además, con el bautismo todos somos llamados a la santidad y tenemos la tarea de descubrir cuál es el camino que Dios nos pide recorrer para llegar allí. 

Toda persona que atiende esta llamada de Dios se ve inmersa en una serie de momentos salvíficos. No vayamos muy lejos, la profesora del video logra que muchos jóvenes, algunos llenos de dificultades, encuentren esperanza en la intimidad con Dios.

Los ayuda a descubrir su misericordia y su compasión, los hace sentir escuchados y amados. ¡Es increíble!, con simplemente escuchar a alguien, le puedes salvar. ¡Esta es la aventura de la vocación, donarnos a los demás!

¿Ya sabes a qué te llama Dios?

Lo más importante en este momento es que tengas claro algo, la vocación o el llamado que hace que dejemos todo por seguir al Señor, también la tienes tú.

Es más, me atrevo a citar una frase de Monseñor Ricardo Tobón, arzobispo de Medellín: «Nosotros no tenemos vocación, nosotros somos vocación». 

Si somos vocación, eso quiere decir que la única manera de lograr nuestra realización y alcanzar nuestra felicidad y santidad, es viviendo y amando ese llamado hasta el punto que sea la vida misma y responder a él sea apremiante. 

Si tal vez sigues con dudas te recomiendo el curso online: «¿Cómo encontrar el propósito de mi vida?». ¡Estoy seguro de que te dará muchas luces!

El llamado de Dios: ¿qué es y cómo responder?