Si en este momento te preguntaran ¿cuál es el clima ideal en el que te gusta estar? Lo más probable es que se te vengan a la mente respuestas como frío, calor, nublado, etc.

Pero, y si esa misma pregunta la enfocáramos a cuál sería el clima ideal en el que te gustaría que estuviera tu relación de pareja, ¿qué responderías? Lo más probable es que las respuestas sean diferentes… pensaríamos en un clima afectuoso, armónico, de paz, lleno de crecimiento etc.

Es parte de los deseos y anhelos profundos de nuestro corazón el querer amar y sentirnos amados. Dudo que algún lector responda que el clima ideal que le gustaría tener con su pareja es el que está lleno de riñas, tensión, estrés y desconfianza.

Simple y sencillamente, nadie decide entregarle la vida al otro para que la vida sea una «probada del infierno». Más bien todos buscamos, por naturaleza, vivir lo que podemos llamar «una probadita del cielo».

Ciertamente las cuestiones climáticas y las estaciones del año no las podemos controlar. Pasan a la categoría de lo que sale totalmente de nuestro control, de tal manera que si es invierno nosotros no podemos cambiar la estación a primavera.

Pero el clima de mi relación sí puede cambiar

Existe otro clima que sí podemos cambiar, unas estaciones en las cuales sí tenemos poder de decisión: el clima de nuestra relación, o si lo queremos ver así, las estaciones del amor.

Hace poco me encontré con una frase en redes sociales que decía algo así como: «Para florecer se necesitan todas las estaciones»… y lo mismo podemos decir del clima en pareja.

Una pareja necesita pasar por diversas «estaciones», con ello quiero decir que la primavera no puede ser eterna pero tampoco el invierno. Que está bien pasar por ciertas dificultades, desencuentros y decepciones mientras no se prolongue tanto que nunca llegue la primavera.

Está bien que haya momento de éxtasis y placer, pero no en tal exceso que olvidemos tener los pies sobre la tierra e idealicemos tanto la relación que nunca trabajemos en el crecimiento de la misma.

El clima en nuestra relación de pareja no solo lo podemos cambiar, sino que lo debemos encausar de manera inteligente, ya que nosotros somos los responsables de lo que se genere.

¿Cuál es el clima que predomina en mi relación de pareja?

Pensemos en el clima que predomina actualmente en nuestra relación de pareja. Sea positivo o negativo, de una u otra manera nuestras acciones son las que han ido generando ese ambiente.

Es momento de cuestionarse ¿cómo está actualmente nuestro clima como pareja?, ¿hemos dejado de lado nuestro crecimiento como pareja y dejamos de controlar «el clima» entre nosotros?, ¿estamos estancados en alguna de las «estaciones»?

¿O buscamos atravesar juntos las dificultades, gozar de las alegrías y luchar en las batallas?, ¿qué acción concreta podemos realizar para que mejore el clima en nuestra relación?

Recordemos que las adversidades nos pueden ayudar a madurar en nuestro amor como pareja. Si te encuentras en una estación complicada de tu relación, busca qué es lo que pueden aprender de esa situación para amarse más.

Tengan presente que la pareja es la que define el clima que predomina en la relación y que para que la «primavera» llegue a nosotros, se requiere de decisión y trabajo continuo. Si deseas profundizar en este tema te recomiendo el curso online «Anatomía de un amor duradero». ¡Está increíble!

Comparte con nosotros en qué estación crees que se encuentra tu noviazgo o tu matrimonio.❤️

Artículo elaborado por Francisco Peralta.